Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sabadell recuerda a los seis policías que murieron en un atentado terrorista en 1990

El 8 de diciembre de 1990, un comando etarra hizo estallar un coche bomba aparcado frente una escuela de Sabadell (Vallès Occidental) justo en el momento en que pasaba un furgón del Cuerpo Nacional de Policía. De los ocho agentes, que se dirigían al estadio de la Creu Alta para ejercer labores de seguridad en un partido de fútbol, tan sólo dos salieron con vida. Quince años después de aquel terrible atentado que conmocionó a la ciudad, ayer se descubrió una placa en recuerdo de las víctimas. Al lado de la placa, en el parque Catalunya, hay un monolito que rinde homenaje a otra víctima del terrorismo de ETA, Ernest Lluch.

Más de un centenar de personas asistieron ayer al acto, organizado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas. Los organizadores repartieron claveles a los asistentes, entre los que había familiares de las víctimas, y destacaron la importancia de no utilizar el dolor y el terrorismo con fines políticos. El vicepresidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, Roberto Manrique, lamentó que se haya tenido que esperar tanto tiempo para rendir homenaje a los seis policías muertos por la explosión. Por otro lado, Manrique recordó que la ciudad de Sabadell es la cuarta en número de víctimas de terrorismo en Cataluña. El cant dels cors, cuyo autor es un afectado por el atentado de Hipercor -el más sangriento de la historia de ETA con 21 muertos- y que se ha convertido en el himno de las víctimas catalanas del terrorismo, cerró el homenaje a los policías muertos hace 15 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 2005