Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell deja solo a Blasco en la defensa de la "corrección de errores" de la Ley del Territorio

El consejero anuncia para hoy una nota en la que explicará su posición sobre la polémica

El Consell ha dejado solo al consejero de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco, en la defensa del acuerdo aprobado el pasado viernes por el Ejecutivo de remitir a las Cortes una "corrección de errores" al proyecto de ley de acompañamiento de los presupuestos que modifica la Ley de Ordenación del Territorio (LOT). Ningún consejero ha salido en defensa de una pretensión que la oposición y los propios letrados, así como algunos diputados del PP, consideran ilegal. Mientras, Blasco anunció para hoy una nota explicativa.

En la nota que piensa difundir hoy, Blasco explicará la fórmula que ha ideado para conseguir los mismos objetivos que persigue la "corrección de errores", en el caso de que no prospere la vía elegida por el Consell para modificar la LOT. Al anunciar el comunicado, el consejero daba a entender que tiene dudas de que el acuerdo del Consell llegue a buen puerto en las Cortes, donde los grupos de la oposición lo consideran una ilegalidad. Algo que también entienden algunos diputados populares que ya la semana pasada manifestaron sus dudas al respecto. Así como los letrados, tanto los de Presidencia de la Generalitat -que ya el viernes mostraron su malestar por la decisión del Consell- como los de las Cortes, que consideran "imposible de tramitar" en la Cámara el acuerdo, dado que la ley de acompañamiento ya ha superado el proceso de enmiendas y será debatida en el pleno el próximo día 16.

Por eso, Blasco estaría buscando una salida, dado que, además, no ha contado con el apoyo de sus compañeros del Consell, que se han desentendido del asunto. Ya el viernes, el portavoz, Esteban González Pons, remitió "a las explicaciones dadas por la Consejería de Territorio al respecto" cuando los periodistas le preguntaron por el acuerdo, que, según dijo, "tiene un carácter más técnico que político".

Y ayer el titular de Economía, Gerardo Camps, hizo otro tanto. Interpelado sobre el retraso en la corrección de errores, que se aprobó dos meses después de que la ley de acompañamiento fuera remitida a las Cortes, Camps explicó el procedimiento: "Comprobado el error por parte de la consejería competente, se traslada al vicepresidente del Consell; una vez informada la junta de secretarios y los correspondientes servicios jurídicos, se redacta la correspondiente propuesta de acuerdo y la firmo yo porque la ley de acompañamiento la presenta la Consejería de Economía". Hasta ahí las cuestiones formales. "Sobre las cuestiones de fondo del asunto", siguió Camps, "estoy seguro de que le contestará mucho mejor el consejero competente en materia de territorio".

Al margen de lo que hoy explique Blasco, el asunto está en manos de la Mesa de las Cortes, que se reúne mañana y tiene que decidir si tramita el escrito, aunque también puede optar por pasar la patata caliente a la Junta de Portavoces, que se reúne a continuación. Fuentes parlamentarias indican que el presidente de la Cámara, Julio de España, se inclina por la segunda opción, que supone "no mojarse". Los socialistas propondrán la primera. Si la Mesa opta por no dar trámite al acuerdo, como ayer reclamó por escrito el Grupo Socialista, estará censurando al Ejecutivo. Si lo tramita y lo pasa a la Junta, decidirá el PP, que también tiene mayoría absoluta en ese órgano de gobierno de las Cortes. En su escrito a la Mesa, el PSPV recuerda que la subsanación de errores y las enmiendas meramente técnicas están reguladas en el Reglamento de las Cortes, que sólo contempla un motivo por el cual el Consell puede "inmiscuirse" en la tramitación de un proyecto de ley: que lo retire el propio Gobierno, que no puede perturbar el desarrollo normal del proceso legislativo y usurpar los derechos de los diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005