_
_
_
_

Las estaciones de esquí recibirán un alud de visitantes durante el puente de la Purísima

El sector hotelero del Pirineo de Lleida rozará el 90% de ocupación y la Cerdanya, el 100%

Las estaciones de esquí del Pirineo recibirán entre hoy y el domingo una avalancha de esquiadores. El sector hotelero de Lleida cifra en más de 100.000 las personas que pernoctarán durante el puente en los alrededores de las 11 estaciones de esquí de la provincia, con una ocupación cercana al 90%. En Girona, las previsiones son también optimistas. En la primera parte de la semana la ocupación de las pistas fue elevadísima, con 30.000 esquiadores. Esto hace suponer que se batirán todos los récords y los hoteles estarán completos.

La campaña de nieve se inició parcialmente el último fin de semana de noviembre. Desde entonces ya han pasado unos 35.000 esquiadores por alguna de las estaciones de esquí, pero son muchos más los que esperan ansiosos estos días de fiesta para estrenar la temporada practicando su deporte preferido en invierno.

Xavier Moncayo, director del Patronato de Turismo de la Diputación de Lleida, señala que si el tiempo acompaña, el negocio de la nieve estará asegurado, ya que la afluencia de turistas en todos los complejos invernales podría superar la registrada en los últimos en estas fechas, incluidos los de esquí nórdico, especialidad que cada vez tiene más aficionados.

Moncayo destaca que es muy importante poder iniciar la temporada de esquí con buen tiempo y mucha nieve. "Si la temporada empieza bien acostumbra a ser buena", añade. De momento el éxito está asegurado porque, gracias a las últimas nevadas, todas las estaciones leridanas, excepto Espot, que aún no ha podio abrir, han acumulado en sus pistas nieve abundante y de buena calidad. Todas las estaciones han podido poner en servicio todas sus instalaciones.

Como cada año, la estación preferida por los esquiadores será Baqueira-Beret, donde se espera una media de 10.000 personas diarias. Los complejos más próximos de Boí Taüll Resort, Port-Ainé y Port del Comte también ofrecen condiciones inmejorables para la práctica del esquí y son una alternativa para evitar las aglomeraciones.

Ayer, para alegría de los esquiadores, volvió a nevar con intensidad en el norte de la provincia y los vehículos tuvieron que poner cadenas para circular por un gran número de carreteras, principalmente en la C-28, entre Alt Àneu y el Puerto de la Bonaigua, y entre Baqueira y el Pla de Beret. Las máquinas quitanieve trabajaron para dejar limpias las carreteras, pero si continúa nevando durante el puente podrían repetirse los problemas y las retenciones de tráfico de temporadas anteriores, sobre todo en los accesos al complejo de Baqueira-Beret.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aquí el principal problema es la falta de aparcamiento a pie de pistas. El tráfico es fluido a primera hora, pero la situación se complica mucho cuando los conductores se ven obligados a aparcar en los arcenes de la carretera.

Por lo que respecta a las estaciones de Girona, las previsiones no son menos optimistas y se espera batir todos los récords. "El paquete fuerte de usuarios lo esperamos a partir de mañana [por el jueves]", señala un portavoz de La Masella.

"Este año va a haber nieve durante toda la temporada", coinciden en señalar la mayoría de los responsables de las estaciones de esquí. Después de la nevada del pasado viernes, en la víspera del inicio del largo puente, ayer volvió a nevar en el Pirineo Oriental. Los grosores de nieve polvo superan el metro en las cotas altas de las montañas y aseguran la práctica del esquí hasta las vacaciones de Reyes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_