Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jóvenes marginales abren un restaurante en 'Oído cocina!', serie documental de Cuatro

Quince jóvenes con problemas de integración podrán reconducir su futuro en Oído cocina!, la serie documental que Cuatro estrenará próximamente. El objetivo final es abrir un restaurante en Madrid, y antes pasarán por la escuela que dirige el chef Diego Torres, donde recibirán clases y serán examinados por media decena de profesores. La productora Grundy (Suárez y Mariscal. Caso cerrado, también en Cuatro) se puso en contacto con 180 ONG que trabajan con chavales marginales, y éstas propusieron a más de 200 candidatos. Finalmente serán 15 los participantes, entre chicos y chicas con una edad media de 23 años. Todos ellos están marcados por problemas de fracaso escolar, abandono, malos tratos, y algunos con antecedentes penales.

Durante dos meses, un programa semanal en horario de máxima audiencia y un resumen diario darán cuenta de la disciplina de las clases de cocina, la convivencia en la escuela, el aprendizaje de la profesión y los prolegómenos de la apertura del restaurante con el que en el futuro podrían ganarse la vida.

Oído cocina! está inspirado en el formato de Oui chef, programa emitido por la cadena privada francesa M6. También recuerda la iniciativa del cura Luis Lezama, creador de La Taberna del Alabardero y El Café de Oriente, entre otros restaurantes. En los años setenta, Lezama comenzó a trabajar con jóvenes marginales en los negocios de hostelería.

Cuatro trabaja en otras docuseries para su franja diaria Vidas contadas (20.30). Algunas son Hipódromo, sobre el mundo de las carreras de caballos en el recinto madrileño de La Zarzuela; Moda, que sigue el proceso de creación de una colección del diseñador Jorge Vázquez; Mil acentos, retrato de seis comunidades de inmigrantes vistos a través de sus celebraciones; Pasión Cádiz, y el equipo de fútbol de la ciudad, recién llegado a Primera División; En la cárcel, rodada durante tres meses en el centro penitenciario de Briñas (Barcelona), donde conviven cerca de 2.000 reclusos, y Mudanzas, que sigue a siete personas en tránsito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de diciembre de 2005