Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Infórmese, presidenta

Ruego a la señora Esperanza Aguirre que se informe mejor y consulte las hemerotecas.

Uno de los casos más recientes de abusos sexuales a menores por parte de un político corresponde al alcalde de Toques (EL PAÍS, 28 de enero de 2004), que no es ni nacionalista ni socialista, salvo que el Partido Popular gallego pueda encuadrarse en esa categoría.- Leonardo Fernández. Llanes, Asturias.

Con la misma contundencia que me expresé el 27 de noviembre de 2002, en cartas al director, sobre tolerancia cero, me manifiesto por el caso de corrupción de menores sea quien sea, si es de Esquerra Republicana de Catalunya como si es de la Iglesia.

En este punto, Esperanza Aguirre no tendría que mezclar las cosas, la inmoralidad de ciertas personas es su responsabilidad, y la responsabilidad nuestra es apartarle y condenarle.

Pero, no sé si la memoria me falla (al igual que la hemeroteca), ¿han condenado ustedes los del Partido Popular a sus correligionarios que se entretuvieron viendo en la Asamblea de Madrid páginas web con contenido erótico?

¿Han condenado (le apartaron, pero les costó, sobre todo a Ana Botella) a cierto alcalde condenado por abusos?

¿Han condenado a cierto cura acusado y condenado por abuso de menores?

Si quiere usted mezclar el acuerdo tripartito con este caso deleznable, y acosar a sus componentes para que rompan sus acuerdos en todos sus frentes, le pido la misma fórmula y criterio para los suyos y el estamento religioso en el que uno, por ahora, ha sido condenado en los tribunales por abusos de menores. Qué confianza, según su razonamiento, podríamos tener en los miembros de la Iglesia que ¿educan?, ¿forman?

Y ¿cuidan a sus hijos?, ¿son todos culpables? ¿O lo es la persona individual? ¿Tendrían que condenar y romper con la Iglesia por lo que uno de sus responsables hace? ¡Cómo le gusta meterse en los charcos y salpicar; con tal de salir en la prensa, hace y dice cualquier cosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005