Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de la playa de Alboraia no ha pasado por el pleno municipal

Los proyectos de ampliación de la marina de Port Saplaya y de construcción de una nueva zona comercial a costa de la huerta, adjudicados por el Ayuntamiento de Alboraia, gobernado por el PP, no han pasado por el pleno, según denunció ayer el portavoz socialista, Agustí Martí. Los polémicos planes los ha aprobado la Empresa de Gestión Urbanística, SA (EGUSA), una mercantil pública, sin la participación de los grupos de la oposición, que sólo están representados en la junta general de accionistas y no en el consejo de administración de la empresa que es el órgano que les ha dado luz verde. Martí denunció, además, que el alcalde del PP, Manuel Álvaro, pretende que los proyectos los ejecute una empresa mixta en la que participarían las adjudicatarias y el Ayuntamiento de Alboraia.

El portavoz socialista denunció también que con la eliminación de la actual zona comercial, donde se construirán viviendas de lujo y hoteles, además de nuevos amarres para embarcaciones, desaparecerá también la zona de 75.000 metros cuadrados de titularidad pública que los ciudadanos utilizan como aparcamiento gratuito para la playa. Ésta, según Martí, será "privatizada" merced al proyecto que promueve el Ayuntamiento, que los socialistas consideran "especulativo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005