Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejecutivo elude la sesión de control y el PP alarga el pleno de las Cortes para no debatir sobre Ciegsa

El pleno de esta semana en las Cortes Valencianas va camino de establecer un nuevo récord. En la sesión matinal de ayer sólo hubo dos votaciones, en la vespertina sólo se abordaron las preguntas -y no todas- y una interpelación y hoy sólo se debatirán dos puntos y no habrá sesión de control al Consell. El PP alargó artificialmente el pleno para justificar su negativa a incluir el debate de la solicitud socialista de crear una comisión de investigación sobre Ciegsa.

El panorama que ofrecía el hemiciclo de las Cortes Valencianas era desolador a las 10.30 de ayer, hora prevista para el inicio del pleno: apenas una veintena de diputados, ningún miembro de la Mesa, ningún representante del Consell. Era toda una premonición de lo que vendría a continuación. Para empezar, la sesión comenzó con 15 minutos de retraso. El agotador debate del primer punto (una proposición no de ley de Esquerra Unida-L'Entesa sobre la elaboración de un plan estratégico para la agricultura y la alimentación ecológicas, liquidada en menos de media hora) dio paso al primer descanso de la mañana -más de media hora- para desayunar.

Las preguntas al presidente salen del orden del día sin decidirlo la Junta de Portavoces

El pleno se retomó para debatir la segunda proposición no de ley del día, también de EU-L'Entesa, sobre la apertura de nuevos mercados agrarios. La oferta de los populares de negociar una transaccional dio pie a otra interrupción, de nuevo de más de media hora. El receso, al menos, sirvió para aprobar la iniciativa por unanimidad, lo que dio paso al tercer punto, una proposición no de ley del PP sobre la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) en relación con las ayudas al aceite de oliva, presentada en mayo de 2004 y ya superada, puesto que el asunto ya está resuelto. El PP no llegó a defenderla, pues la diputada que tenía que hacerlo ofreció directamente una transaccional. Y así llegó la tercera interrupción de la sesión. "La van a retirar", vaticinó el socialista Andrés Perelló. Y acertó. Cuando se retomó el pleno -tras otros 20 minutos de parón- y después de que los socialistas dieran palmas desde sus escaños para pedir la reanudación, el PP la retiró. Y ahí terminó la sesión matinal.

La retirada de esta iniciativa puso en evidencia la estrategia del PP, que en la reunión de la Junta de Portavoces de la semana pasada impidió que se incluyera en el orden del día la iniciativa del PSPV que pide crear una comisión de investigación sobre Ciegsa. Probablemente, en ese momento el PP ya sabía que retiraría su proposición sobre el aceite. Pero, de haberlo hecho entonces, habría entrado la de los socialistas. Probablemente, por eso el PP tampoco retiró otra iniciativa, que se debatirá hoy y que pide la inclusión en los Presupuestos del Estado de 2005 de una partida de ayudas para la compra de libros de texto de Primaria y ESO.

El PP mantuvo esas dos iniciativas, por una parte, para que no entrara la de la comisión de investigación sobre Ciegsa, un asunto del que los populares huyen como de la peste, como demuestra el hecho de que por dos veces el consejero de Educación haya excusado su presencia, y, por otra, para que el pleno no quedara desnudo, dado que no hay preguntas al presidente porque este y medio Consell están en Nueva York. Un punto que, por cierto, ha desaparecido del orden del día sin que la Junta de Portavoces -único órgano de la Cámara, junto al pleno, que puede hacerlo- lo haya modificado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005