Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos quiere que el Parlamento apruebe a los embajadores

La medida se incluirá en la Ley del Servicio Exterior prevista para 2006

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, informó ayer de que el Gobierno tiene intención de que los nombramientos de embajadores sean ratificados por el Parlamento, según un procedimiento similar al vigente en Estados Unidos y Brasil, entre otros países. La medida, orientada a "fortalecer la legitimidad democrática" de las representaciones españolas en el extranjero, será incluida en la Ley Marco del Servicio Exterior que el Ejecutivo tiene intención de presentar en 2006, para impulsar una reforma de gran calado.

El órgano responsable de estas ratificaciones será la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, probablemente en combinación con la del Senado, según indican fuentes próximas al ministro. El procedimiento no está, en cambio, ni siquiera mínimamente definido.

Una fuente parlamentaria estima que lo previsible es que el Gobierno remita a la comisión los nombramientos a medida que se produzcan y que ésta se limite a convocar a los jefes de las misiones importantes. Los titulares de la mayoría de las embajadas serían aprobados, según esto, tácitamente.

En el caso de las sedes que se consideran fundamentales para la política exterior española, el embajador designado sería sometido a una audiencia que puede llegar a resultar problemática, como se vio en Washington con ocasión del nombramiento del actual embajador de EE UU ante la ONU, John Bolton.

Moratinos anunció esta propuesta durante su comparecencia de ayer ante la subcomisión de Exteriores del Congreso. El debate, que se realizó a puerta cerrada, no se detuvo en este punto, por lo que no consta la reacción, presumiblemente positiva, de los demás grupos parlamentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2005