La casa de un socialista de Rascafría, plagada de pintadas amenazantes

El PSOE se opone al desarrollo urbanístico que propone el PP en la localidad

La tensión aumenta en Rascafría. Ayer por la mañana, la casa de un militante socialista afiliado a UGT y fundador y presidente de la asociación de vecinos local amaneció llena de pintadas amenazantes. "No al PORN", "Sí al Plan General", "Rascafría puede vivir sin ti" y "Vete si no te gusta el plan" eran algunas de las frases que se podían leer. Estos hechos se producen horas después de que el líder de los socialistas, Rafael Simancas, visitara Rascafría.

Un portavoz del grupo socialista en la Asamblea aseguró ayer que éste no es un hecho aislado, ya que desde que se publicó el avance del Plan General de Urbanismo y el Grupo Municipal Socialista de Rascafría mostró su rechazo, se han sucedido otros actos vandálicos como el que sufrió el portavoz en el Ayuntamiento, Félix Sanz, al que le rajaron un neumático de su coche el pasado domingo.

Los socialistas consideran que este acto vandálico contra una propiedad privada es la respuesta de los defensores a ultranza del elevado crecimiento urbanístico que prevé el avance del Plan General de Rascafría, ante el rechazo que el jueves manifestaron el PSOE y la Plataforma de Afectados por el Plan General, durante una visita al municipio realizada por Simancas.

El gobierno municipal de Rascafría (PP) quiere duplicar el número de residentes del municipio con un nuevo plan urbanístico cuyos primeros trazos ya han sido presentados a los vecinos. El nuevo plan tiene previsto que Rascafría pase de los 2.070 residentes permanentes que tiene en la actualidad a 5.000. Para ello prevé la construcción de 1.628 viviendas nuevas, algunas de ellas situadas en un paraje privilegiado con vistas al futuro Parque Nacional del Guadarrama y al monasterio de El Paular. Si se cumple lo dictado en el avance del plan, Rascafría crecerá en los próximos 10 años más de lo que lo ha hecho en los dos últimos siglos. En 2016, la población, contando los vecinos permanentes y los de segunda residencia, superará previsiblemente las 10.000 personas.

Las nuevas normas urbanísticas, que revisan un plan anterior de 1985, también incluyen la construcción de una variante que evitaría el paso de vehículos por el casco urbano y los sacaría directamente a las nuevas urbanizaciones y un gran polígono industrial de 29 hectáreas.

Simancas exigió el jueves en su visita a Rascafría que la Comunidad apruebe los límites del futuro Parque Nacional del Guadarrama para evitar "la especulación urbanística" en la sierra madrileña. El plan regulador del futuro parque de Guadarrama ya está redactado, aunque no aprobado por la Comunidad, y establece fuertes restricciones urbanísticas en la sierra.

El futuro parque afectará a unas 36 localidades de Madrid y otras tantas de Castilla y León. Pero no sólo Madrid va retrasada. El parque nacional se demora también porque la Junta de Castilla y León aún no ha terminado de redactar su plan de ordenación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 25 de noviembre de 2005.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50