Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Europea recuerda que su interlocutor es el Ejecutivo español

La Comisión Europea negó ayer haber recibido ninguna carta de ETA solicitando a la comunidad internacional su intervención para resolver la situación en el País Vasco, y recordó que su interlocutor es el Gobierno español. "Nos hemos enterado por la prensa. La Comisión Europea no ha recibido ningún otro tipo de comunicación sobre esto", dijo la portavoz comunitaria Pia Ahrenkilde. "En una cuestión como ésta, nuestro interlocutor natural serían las autoridades españolas, sólo las autoridades españolas", agregó. La portavoz comunitaria explicó además que no se pueden establecer paralelismos entre el conflicto vasco y el proceso de paz de Irlanda del Norte.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, aseguró en Barcelona, donde preside la V Conferencia de Presidentes de Parlamentos Euromediterráneos, que la Eurocámara no ha recibido tampoco ninguna comunicación de la banda terrorista.

El comunicado de ETA provocó también una cascada de reacciones en el País Vasco y Cataluña. El portavoz de la ejecutiva del PNV, Iñigo Urkullu, fue contundente al exigir a Batasuna que defienda las vías políticas frente a las injerencias de la banda terrorista, que persiste en plantear "condiciones políticas", y aseguró que su partido "sólo tiene que hacer una reclamación a ETA: que anuncie el abandono de la violencia y deje a los partidos actuar en el campo político".

Una lectura "esperanzadora" realizó, sin embargo, la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, al considerar el comunicado una forma de expresión de la banda terrorista "mejor" y "más positiva" que las amenazas de extorsión y los atentados. Azkarate insistió, no obstante, en que el Ejecutivo vasco persiste en su convicción de que la tregua y el cese de toda actividad violenta por parte de ETA "son imprescindibles" para un proceso de diálogo entre todos los partidos.

Por otra parte, las palabras de Ángel Acebes al decir que la banda terrorista tutela el Estatuto catalán, indignaron a los cuatro partidos catalanes que bendijeron el proyecto -Izquierda Verde, PSC, CiU y ERC-. Todos reclamaron al secretario general del PP que rectifique de inmediato sus declaraciones, que consideraron "graves, indignas, obscenas e inaceptables".

Especialmente duro fue el consejero de Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Saura, que calificó las declaraciones de "repugnantes e inmorales", y tachó a Acebes de "buen líder de la extrema derecha".

El líder convergente, Artur Mas, advirtió a los dirigentes del PP de que "pisotear el nombre de Cataluña pensando en el beneficio propio les pasará factura". El portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, señaló: "Con manifestaciones de esta catadura moral queda al descubierto la genuina estrategia del PP, que es la de crispar el clima político". Desde el PSC, el diputado Daniel Fernández lamentó que mezclar un comunicado de ETA con el proyecto de Estatuto "refuerza" a los terroristas al introducirlos en "un debate que es estrictamente político", y reclamó una rectificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2005