Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Interés inmobiliario por el arte

Numerosas promotoras patrocinan muestras en el IVAM desde la llegada de Consuelo Ciscar a la dirección

Desde que Consuelo Ciscar accedió a la dirección del IVAM en mayo del pasado año se ha incrementado notoriamente la presencia de empresas inmobiliarias y constructoras en el patrocinio de diversas exposiciones del museo.

En la siempre muy dificultosa tarea de captar patrocinadores privados para la cultura en general, sobre todo en Valencia, el IVAM se ha significado en este aspecto durante los últimos meses, en coincidencia con la congelación de su presupuesto. Con anterioridad, Bancaixa era su principal patrocinadora; ahora es la empresa inmobiliaria Astroc, a través de una nueva fundación.

En la exposición que hoy se inaugura, que lleva por título Joan Castejón y El Quijote, aparece como patrocinadora Armiñana Promociones Inmobiliarias. La pasada semana fue presentada la exposición La mar de arte, que reúne más de un centenar de piezas alusivas a la historia de la navegación. En esta ocasión, es la constructora Secopsa la contribuyente privada.

La directora señala que las promotoras son muy solventes y que crece el empresario coleccionista

Hace dos semanas se abrió la gran exposición retrospectiva, con más de 300 obras, dedicada al escultor valenciano Miquel Navarro. El patrocinio corrió a cargo de otro promotor inmobiliario, Ferrobús. Unos días antes, el artista portugués Júlio Quaresma visitó el IVAM para hablar y presentar su exposición, denominada Mare nostrum, organizada por el museo con la ayuda de la constructora Cyes, especializada en obra marina.

En septiembre, la inmobiliaria valenciana Medi anunció a través de un comunicado que se ha convertido "en patrocinador del Instituto Valenciano de Arte Moderno, tras llegar a un acuerdo de colaboración". La firma destacaba que tiene "3.600.000 metros cuadrados en proyectos urbanísticos presentados" y patrocina "diversas actividades culturales y deportivas".

En el balance de su año de gestión, Ciscar anunció el pasado mes de marzo como nuevos patrocinadores al Grupo Inmobiliario Onofre, a Realia Business (inmobiliaria de FCC y Caja Madrid) y al Grupo Gimeno (la construcción es un área de negocio), además de Astroc y de empresas de otros sectores.

Ciscar explicó ayer a este diario que hoy en día es imprescindible contar con patrocinio privado para el funcionamiento de un museo como el IVAM. En consecuencia, hay que "buscarlos", como se buscó, por ejemplo, que los "propios coleccionistas y galeristas" de Tony Bevan patrocinaran la reciente muestra del artista británico.

En relación con el predominio desde hace un año de las promotoras inmobiliarias y constructoras en el patrocinio del IVAM, la directora del museo incide en que estas empresas valencianas son "las más solventes" económicamente y que, por tanto, son las más propicias a pedirles dinero. "Lo importante es que se gasten el dinero en la cultura", apunta.

Ciscar rechaza "tajantemente" que su condición de esposa del consejero de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco, que tiene las competencias de urbanismo de la Generalitat, guarde alguna relación con los patrocinios. "No tiene nada que ver", afirma. Explica que, por ejemplo, en el caso del patrocinio de Armiñana Promociones Inmobiliarias, la vinculación con el IVAM se estableció cuando ella vio el gran presupuesto que el propietario, Juan Armiñana, dedicaba a la falla de Campanar. "Hablé con él y le propuse que patrocinara también alguna exposición", relata.

La relación de Astroc con el IVAM parte de la pretensión de la firma de introducirse en el mundo del arte a través de una institución con proyección internacional. La empresa y el museo han firmado un convenio de patrocinio de un millón de euros. Además, Astroc exhibe fondos del museo en sus sedes de Madrid y Mallorca.

Ciscar recuerda que algunas de las empresas que ahora patrocinan el IVAM, como Cyes o Secopsa, ya hicieron lo mismo en las primeras ediciones de la Bienal de Valencia que ella misma promovió como secretaria autonómica de Cultura. En el caso de la exposición de Miquel Navarro, por ejemplo, la vinculación llegó por la afición de su propietario por el escultor, añade. "Está creciendo el coleccionismo y el interés entre los empresarios", apostilla Ciscar. La directora hace hincapié en la necesidad de una ley de mecenazgo que propicie el patrocinio y más ventajas fiscales que las actuales, como sucede en los países anglosajones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de noviembre de 2005