Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xicu Masó lleva a escena en Girona la poética de aromas fellinianos de Tonino Guerra

Para meterse en la dulce nostalgia y los aromas fellinianos que impregnan el libro de poemas La mel, de Tonino Guerra, el actor y director teatral Xicu Masó (Girona, 1959) ha urdido un espectáculo fronterizo en el que se desdobla en diversos papeles, incluido el de narrador. "No es un recital poético, no es una obra de teatro ni un monólogo convencional", dice Masó del espectáculo que se estrena hoy en el Teatre de Salt, dentro del Festival Temporada Alta. "Es un texto que provoca que se abran de par en par las puertas y ventanas de los recuerdos".

Masó quedó absolutamente prendado de la obra de Tonino Guerra, un poeta y narrador italiano que ha firmado los guiones de un sinfín de obras maestras del cine junto a los directores Federico Fellini, Michelangelo Antonioni y Andréi Tarkovski. "Muchos sólo conocen a Guerra a través del cine, pero ese libro de poemas me pareció realmente extraordinario", asegura el intérprete. El poemario desarrolla una historia a lo largo de 36 cantos. Trata de un hombre que, tras una vida intensa, regresa a su pueblo natal con 70 años cumplidos para vivir junto a un hermano. El pueblo, que en el momento de su marcha tenía 1.200 habitantes, ha quedado reducido a nueve vecinos. En los poemas de Guerra siempre hay un relato y unos personajes. En este caso, los protagonistas de la obra son los escasos vecinos del municipio. "En la descripción de esos personajes uno puede reconocer los aromas de las historias de Amarcord, de Federico Fellini", explica Masó. La historia de La mel tiene mucho en común con la del propio autor italiano, que dejó Roma tras muchos años de intensa actividad y se retiró a las montañas de Valmarecchia, en el valle de su niñez. Allí decidió también volver a su lengua materna, el romañés, una lengua en peligro de extinción que utilizó para escribir La mel. Masó cuenta que incluso buscó a un hablante de esa lengua, que define como muy bella y diferente del italiano. El autor italiano afirma: "Mi poesía habla de un mundo que está desapareciendo en una lengua que también está desapareciendo". Guerra siempre ha sido un defensor de la poesía de la cotidianidad, de las cosas pequeñas e insignificantes. "La poesía está ahí, se trata de descubrirla", advierte. Italo Calvino dijo que los poemas de La mel se hacían más bellos con el tiempo y que dentro de 100 años todos aprenderían romañés para leerlos en versión original.

La obra ha sido dirigida por Miquel Gorriz y cuenta con música original compuesta por Maurici Villavecchia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 2005