_
_
_
_

Moncloa abre una negociación con los líderes de la protesta educativa

El presidente se compromete a revisar la LOE sin tocar la religión

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los líderes de las organizaciones convocantes de la manifestación contra la reforma educativa decidieron ayer, tras reunirse en el palacio de la Moncloa, abrir una negociación sobre el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE), ahora en tramitación parlamentaria. Zapatero se comprometió a que esta negociación se haga con "margen y tiempo". Los convocantes de la protesta aceptaron el ofrecimiento y cedieron en su pretensión de que la ley fuese retirada del Parlamento.

El presidente del Gobierno precisó los aspectos de la LOE que el Ejecutivo está dispuesto a modificar. Citó el refuerzo de la seguridad jurídica de los padres en la libre elección de centro, el estatuto jurídico de los centros concertados, el respeto a los idearios de cada centro, un mayor reconocimiento del esfuerzo del profesorado, la admisión de alumnos, las enseñanzas comunes para las comunidades autónomas y las condiciones de los alumnos para pasar de curso. Pero Zapatero también aclaró a las organizaciones educativas que el tratamiento de la asignatura de religión, tal y como lo recoge la reforma, no se tocará.

Más información
La hora del pacto

"Zapatero no ha dado margen para negociar el tratamiento de la asignatura de religión. Será evaluable, pero no computable", dijo el portavoz de la confederación de padres católicos, Luis Carbonel. "Hay una esperanza para mejorar, pero somos escépticos", añadió.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_