Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a cuatro personas y aborta una pelea entre bandas rivales

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía abortaron el pasado fin de semana una pelea entre bandas rivales y detuvieron a cuatro de sus integrantes en las inmediaciones de la estación de Príncipe Pío, en el distrito de Moncloa-Aravaca, informó ayer la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los detenidos, de entre 18 y 20 años, afirmaron pertenecer a la banda Dominican Don't Play (Con los dominicanos no se juega) y que se habían juntado con miembros de otra banda, Fury Tunes (Melodía de Furia), para pelearse con integrantes de un tercer grupo rival, BNB, compuesto por jóvenes surafricanos. Tres de los jóvenes arrestados son españoles, el tercero es dominicano.

Los cuatro detenidos formaban parte de un numeroso grupo de personas, con vestimentas propias de tribus urbanas y que, la medianoche del sábado al domingo, en actitud agresiva, se dirigían al interior de la estación de Príncipe Pío.

En ese momento, agentes de radiopatrulla de la comisaría de Moncloa-Aravaca detectaron a este grupo. Los agentes les dieron el alto, les identificaron y realizaron un primer cacheo. El resultado: cuatro de los jóvenes portaban armas. Tres llevaban grandes cuchillos y otro llevaba una pistola marca Bruin, modelo 85, calibre nueve milímetros.

Se trataba de tres chicos españoles de entre 18 y 19 años (Luis Emilio M. C., Florentino F. F. y Braulio Antonio R. R.) y uno dominicano (Francisco Antonio O. G., de 20 años). La policía identificó también a otros seis, menores de edad y todos ellos dominicanos. Una vez detenidos, los jóvenes confesaron a los agentes que pertenecían a bandas y que tenían intención de pelearse con otra banda rival. Con esta pelea se disponían a vengar una agresión anterior que algunos integrantes de la banda compuesta por surafricanos BNB protagonizaron contra miembros de los Fury Tunes.

Tras identificar a todos los integrantes, los agentes trasladaron a comisaría a los cuatro que iban armados, que al término de las diligencias policiales pasaron a disposición judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de noviembre de 2005