Un incendio deja sin luz a primera hora de la mañana a 30.000 clientes de Chamartín

Las llamas se originaron por causas desconocidas en una sala de cables de alta tensión

Unos 30.000 abonados (90.000 personas) se quedaron sin luz durante parte de la mañana de ayer, después de que ardiera un cuarto subterráneo de la compañía Iberdrola en la calle del General López Pozas (Chamartín), según Emergencias Madrid. Hasta el lugar acudieron dos dotaciones de bomberos. La eléctrica pidió disculpas a sus abonados y afirmó que no conoce por qué se originó el fuego, aunque sí que empezó en un cable de 132 kilovoltios a las 7.39. La mitad de los afectados tuvo restablecido el servicio a la media hora, pero un 10% permaneció tres horas sin él.

A las 7.39 de ayer comenzó a salir una densa columna de humo blanco de las rejillas de ventilación de unas instalaciones de Iberdrola en el distrito de Chamartín, situadas frente al número 16 de la calle de General López Pozas, en la confluencia con la de Félix Boix. Los vecinos de la zona, nada más ver la gran humareda, llamaron a los bomberos.

Dos dotaciones de bomberos municipales acudieron al lugar y comprobaron que se estaba produciendo un incendio en un cuarto de empalmes de cables de alta tensión, según explicó un portavoz del servicio de Emergencias Madrid. Los cables de esta sala proceden de la cercana subestación eléctrica de Chamartín.

Las bovinas de alta tensión son empalmadas en este tipo de instalaciones. Según un portavoz de Iberdrola, en este caso el problema se originó en una habitación subterránea de 40 metros cuadrados, donde un cable trifásico de 132 kilovoltios, de entre 15 y 20 centímetros de diámetro, se calentó por causas todavía desconocidas.

Los técnicos sospechan que un roce durante una obra o el envejecimiento del material son las causas más probables para que comenzase a arder la instalación de Iberdrola.

Depósito de aceite

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El fuego saltó del cable al depósito de aceite que refrigera el sistema y que se halla a escasa distancia. Parte de los 1.200 litros de aceite que había acumulados ardieron también.

En ese momento, unos 30.000 abonados -con una media de tres inquilinos por casa, serían unas 90.000 personas- se quedaron sin suministro eléctrico en Chamartín.

Aún no eran las ocho de la mañana cuando parte del distrito se quedó a oscuras. Cuando los bomberos llegaron al lugar del incendio, la temperatura era tan alta en la sala de empalmes que no podían entrar en ella. Después de asegurarse de que la compañía había cortado el suministro eléctrico, empezaron a enfriar la habitación incendiada a base de introducir espuma por los respiraderos. El siguiente paso fue apagar directamente el fuego.

Un portavoz de Emergencias destacó la rapidez con que se sofocó el incendio. Los bomberos permanecieron en el lugar hasta las 10.30.

Iberdrola ofreció sus disculpas a los abonados y recordó que Madrid dispone de la mejor calidad de suministro de España. Esta compañía da servicio a dos tercios de los usuarios de Madrid. Un portavoz de la compañía explicó que ayer la prioridad fue buscar "vías alternativas" para restablecer el suministro de sus clientes. Así, por fases, fue restableciéndose progresivamente el servicio.

Los domicilios más cercanos al lugar del incendio tardaron más tiempo en recuperar la electricidad.

A los 28 minutos, la mitad de los afectados volvía a tener servicio, según informó el portavoz de Iberdrola. A los tres cuartos de hora, los hogares con luz alcanzaron el 81% (24.000 hogares), mientras que pasada una hora el 91% de los clientes afectados volvía a tener suministro.

Sin embargo, quedaban 9.000 viviendas a oscuras, que tardaron casi tres horas en recuperar el servicio eléctrico. A las 10.20, el suministro estaba completamente restablecido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS