Obras Públicas paraliza la construcción de más de 300 viviendas ilegales en Zurgena

La Junta encarga un informe sobre impugnaciones abiertas por cuestiones urbanísticas

La Junta ha ordenado paralizar la construcción de más de 300 viviendas en el paraje de La Alfoquía, en el municipio almeriense de Zurgena, por considerar que están en un terreno no urbanizable, según adelantó La voz de Almería. La promotora, con domicilio social en Lorca (Murcia) ya ha vendido unas 100 casas a clientes británicos, en su mayoría. La Junta ha advertido de que irá a los tribunales si no se revisa la licencia. Obras Públicas ha encargado por su parte un informe sobre las impugnaciones abiertas en Almería por cuestiones urbanísticas.

Cuado apenas ha pasado una semana desde que se conociera que la Fiscalía había ordenado la paralización de más de 8.000 viviendas en el municipio de Cuevas del Almanzora, donde se estaban construyendo de forma irregular al no contar con licencia de obras del Ayuntamiento y en suelo no urbanizable, otra irregularidad urbanística salta a la opinión pública. En esta ocasión, la Junta de Andalucía ha abierto expediente a un residencial que se construye en el paraje de La Alfoquía, en Zurgena. La Delegación de Obras Públicas detectó hace cinco meses movimientos de tierras de una nueva urbanización. Se encargó un informe a la Oficina del Litoral y se solicitó la ayuda de la Policía Autonómica, que advirtió al Ayuntamiento de que la licencia y obras eran ilegales. "Requerimos al Ayuntamiento para que revisara de oficio la licencia concedida. El plazo de la revisión de la licencia prescribe el día 4 de diciembre y a partir de ahí elevaremos propuesta de revisión por parte nuestra a la propia Consejería y lo pondremos en manos del Tribunal Superior de Justicia, como no podía ser de otra manera", explicó el delegado de Obras Públicas, Luis Caparrós.

El Ayuntamiento, presidido por el andalucista Cándido Trabalón, tendrá hasta principios de diciembre para revisar de oficio la licencia de obra concedida a la promotora que lleva construidas unas 98 viviendas.

La Junta ha ordenado al Ayuntamiento que paralice la obra, ya que la finca está catalogada como no urbanizable. "El Ayuntamiento se ampara en las normas urbanísticas provinciales que dicen que La Alfoquía es un núcleo de población. Pero eso no es excusa para crecer sin parar", expuso Caparrós.

En la actualidad hay presentadas 63 denuncias ante la Fiscalía de Almería por presuntas irregularidades en la construcción de urbanizaciones en distintos puntos de la provincia.

De otro lado, la Red Almeriense en Defensa del Territorio (RaDeTe-Almería), denunció ayer que el futuro Hotel Sheraton de cinco estrellas del "macroproyecto" Playa de Macenas, en el municipio de Mojárcar, invade la franja de 100 metros de la Zona de Protección Marítimo Terrestre. La Red asegura que el hotel, al igual que en el caso de El Algorrobico en Carboneras, invade esta zona, además de ocupar el dominio público inundable de la rambla de Macenas, tal y como denunciaron en su día los colectivos Salvemos Macenas y Salvemos Mojácar. En este sentido, las asociaciones exigen la revisión y anulación del plan parcial, "cuya modificación se aprobó sin las necesarias revisiones por el flagrante incumplimiento de plazos del plan parcial original", advierten. Estos colectivos también denuncian que un año y medio después de aprobarse la modificación del plan parcial de Macenas no se han llevado a cabo las cesiones al Ayuntamiento mojaquero, tal y como estaba previsto en la recalificación de suelo rústico a urbanizable de las normas subsidiarias del año 1987. Estas fincas, ya como terreno de propiedad municipal, deberían haberse incorporado al Parque Natural Cabo de Gata-Níjar que se habría extendido al término municipal de Mojacar en una franja costera de alto valor ecológico y paisajístico. "Al menos de momento habría quedado protegida de la especulación que como pandemia corroe a la zona", señalan los miembros de la Radete.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS