Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bonrepòs i Mirambell convoca un concurso de ideas para urbanizar el antiguo parque militar del municipio

El Ayuntamiento de Bonrepòs i Mirambell (l'Horta Nord) quiere convertir los terrenos del antiguo parque militar del municipio, unos 70.000 metros cuadrados, en un proyecto urbanístico innovador y opuesto a los gigantescos PAI que se promueven en otras localidades valencianas. La alcaldesa Maria Josep Amigó, del Bloc Nacionalista Valencià (BNV), en colaboración con el profesor de urbanismo de la Universidad Politécnica de Valencia Josep Lluís Miralles, ha convocado un concurso de ideas para integrar esta zona, situada a las afueras de la localidad, en el núcleo urbano. En esta ocasión no será un promotor privado el que establezca el modelo de urbanización de estas parcelas sino el propio Ayuntamiento, que se ayudará de las seis propuestas que han presentado arquitectos de Tucumán (Argentina) para esta área, y que estarán expuestas en el Consistorio hasta el 30 de noviembre. Las tres mejores se repartirán un premio de 3.000 euros, con independencia de que el Ayuntamiento las haga suyas total o parcialmente.

"Nos pusimos en contacto con la Universidad Politécnica para que expertos en urbanismo independientes valorasen las posibilidades de estos terrenos", explican desde el Ayuntamiento, que también ha pedido soporte técnico al departamento de urbanismo al que pertenece Miralles. "Quisimos convocar un concurso de ideas previo a la gestión del PAI y al margen de intereses particulares", continuan. Los participantes en la iniciativa son jóvenes arquitectos de aquel país, lo que, según Amigó, asegura todavía más "la ausencia de intereses particulares a la vez que es un buen ejemplo de cooperación internacional".

Los arquitectos Fernando Gaja, Carles Dolç, Luis Francisco Herrero García y los ingenieros Juan Martínez de la Vallina y Javier Martínez Cortijo serán el jurado del concurso.

Según fuentes municipales, el Plan General de Ordenación Urbana de Bonrepòs i Mirambell, vigente desde marzo de 1999, clasifica los terrenos del antiguo parque automóvil del ejército como suelo urbano. El propósito, según explicó el pasado viernes la alcaldesa, es que un 30% de este suelo se dedicará a zona residencial, incluidas un porcentaje de viviendas protegidas. El resto será suelo para usos terciarios. La alcaldesa no quiere que esta localidad de 2.500 habitantes aumente el número de residentes en más de 1.500.

La historia de estos 70.000 metros cuadrados es larga y controvertida. El actual PGOU no define en estos momentos los parámetros urbanísticos de la zona y tampoco su ordenación, pero una vez el antiguo parque dejó de tener un uso militar los propietarios, unas 15 familias, reclamaron la reversión de los mismos al Ministerio de Defensa.

El Tribunal Supremo, con una sentencia ya firme, obligó en el año 2003 al Ministerio de Defensa a devolver a sus antiguos dueños, los terrenos del antiguo parque militar.

El Alto tribunal confirmaba de este modo el fallo previo de la Audiencia Provincial de Valencia en el año 1998, que estimó la demanda de los propietarios originales de los terrenos. El fallo consideró en su día que los contratos de compra-venta por los cuales el Ejército en los tiempos de la dictadura del general Franco, compraron los 70.000 metros cuadrados eran nulos por la falta de consentimiento de sus dueños, según explica el consistorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de noviembre de 2005