Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El victimismo de Camps y la derecha radical

La decisión del hasta ahora diputado popular Francisco Javier Tomás Puchol de afiliarse a Coalición Valenciana, un partido ultra cuyo ideario es el anticatalanismo y el antisocialismo, hizo realidad ayer una de las peores pesadillas del PP que dirige Francisco Camps.

Coalición Valenciana se constituyó en mayo de este mismo año bajo el liderazgo del abogado Juan García Sentandreu, conocido por su vinculación con formaciones ultraderechistas como Falange y España 2000 y movimientos anticatalanistas radicales defensores del secesionismo del valenciano respecto de la lengua catalana lingüístico como el Grup d'Acció Valencianista (GAV).

La decisión de constituir este nuevo partido ultra -que ahora podrá utilizar la caja de resonancia de las Cortes Valencianas a través del Grupo Mixto, que inaugurará el diputado tránsfuga- se adoptó tras concluir que la crisis entre Camps y Eduardo Zaplana, por un lado, y la debilidad del regionalismo de Unión Valenciana -convertido en partido extraparlamentario en las autonómicas de 2003- dejaba hueco a un nuevo partido a la derecha del PP.

Anticatalanista

La radicalización del discurso anticatalanista y victimista por parte del Ejecutivo valenciano que preside Camps -que culpa al tripartito catalán y al Gobierno de Zapatero de perjudicar sistemáticamente a la comunidad- también ha facilitado la entrada de Coalición Valenciana en determinados ámbitos sociales.

Esta radicalización en el discurso del PP -que entre 1995 y 2003 se dedicó a integrar en sus filas a políticos regionalistas y a facilitar las escisiones en el seno de Unión Valenciana, socio de Gobierno en la primera legislatura de Zaplana- ha llevado a altos cargos populares a coincidir con las soflamas de García Sentandreu. Así, el presidente de la Diputación de Valencia, de ideología ultraconservadora y procedente de Unión Valenciana, Fernando Giner; el presidente provincial del PP de Valencia y alcalde de Xàtiva, Alfonso Rus; y miembros del Gobierno valenciano como su portavoz, Esteban González Pons, han llegado a expresar opiniones coincidentes con las de Coalición Valenciana en cuestiones como la lengua, la reforma del Estatuto catalán o el memorándum del Gobierno para lograr el reconocimiento de las lenguas cooficiales españolas en la UE.

Esta situación también ha sido aprovechada por Unión Valenciana -el primer partido que capitalizó el anticatalanismo, que ahora sólo cuenta con una reducida implantación municipal-, que ha fichado recientemente a uno de los hijos del fallecido Vicente González Lizondo -cofundador del partido regionalista y ex presidente de las Cortes con el PP- para reactivarse electoralmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 2005