Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feve se une en enero al sistema del billete único en el transporte vizcaíno

Casi dos millones de viajeros de la línea de cercanías de Feve en Vizcaya (Bilbao-Balmaseda) se beneficiarán desde enero del sistema creditrans, el billete único que abarata el precio y que se aplica en todos los medios de transporte vizcaínos salvo Feve y Renfe. La compañía que preside Dimas Sañudo ha decidido realizar una prueba piloto durante estos dos meses entre un grupo de clientes habituales de Feve para verificar el correcto funcionamiento de los equipos.

La operadora ferroviaria y el Consorcio de Transportes de Vizcaya, la entidad que coordina el transporte en el territorio y financia la construcción del metro, firmaron ayer el convenio para la implantación del creditrans, que ha requerido arduas negociaciones en los últimos años. La última previsión era la incorporación de Feve en el primer semestre de este ejercicio.

El creditrans, que se implantó en septiembre de 2000 también después de sucesivos retrasos, se utiliza en las redes de metro, Biz-kaibus, Bilbobus, Euskotren, tranvía, el funicular de Artxanda los ascensores de la Salve y el Puente Colgante, como principales transportes. Con la próxima entrada de Feve, sólo resta la incorporación de Renfe, que el pasado año transportó a 22 millones de viajeros. Un portavoz de esta compañía confirmó ayer que las negociaciones con el Consorcio de Transportes continúan y la intención es que Renfe tenga el creditrans a lo largo del próximo año. "Es un proceso largo porque tenemos 46 estaciones", aseveró. La implantación del billete único obliga a modificar los sistemas informáticos de las canceladoras, entre otros aspectos.

El creditrans fue utilizado el pasado año en uno de cada dos viajes en transporte público en Vizcaya, en concreto en más de 84,2 millones de desplazamientos. En 2001, el primer ejercicio completo de explotación, se alcanzaron los 50 millones. Su utilización supone un ahorro, en comparación con el billete ordinario, de entre un 25% y un 52%. Además, permite su utilización combinada en diferentes modos con un descuento del 20% del coste total del desplazamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2005