Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Desde el Pacífico

Útiles y baratas, llegan las unidades USB inteligentes

Los USB inteligentes son ligeros, cómodos, fiables y muy prácticos y tienen un gran futuro.

DESCUBRIR UN OBJETO, servicio o producto con el cual uno había soñado da lugar a una alegría muy particular de inventor: una forma de Eureka light. Sobre todo si el invento en cuestión es barato. Quienes han querido meter programas en sus unidades USB además de los documentos habituales, pueden alegrarse: las USB inteligentes han llegado.

"Con esto", dice Kate Purmal, sacudiendo una entre el pulgar y el índice a la altura de sus ojos, "puede pasear por donde quiera con todo lo que tiene su ordenador". Kate es presidente de U3 (u3.com), la empresa que lanzó la fórmula.

Los drives USB contienen una memoria Flash (sin piezas que se mueven). Se han vuelto muy populares: 85 millones de ellos serán vendidos en 2005 y 115 millones el año que viene. Son ligeros, fiables y cómodos para transportar un documento de un PC a otro, pero ¿quién no ha sentido una enorme frustración al conectar uno de ellos a un ordenador que no tiene la aplicación requerida?

El futuro del USB inteligente parece alto por movilidad y bajo coste, pero al final es el consumidor quien decide el futuro de las tecnologías

Los USB se han vuelto muy populares: se venderán 85 millones en 2005 y 115 millones el año que viene. Son cómodos y fiables para llevar un documento de un PC a otro

Es precisamente para resolver este problema que U3, una empresa del sur de San Francisco (EE UU) ha lanzado unidades USB "inteligentes". Un drive U3 se conecta a cualquier puerto USB de un PC funcionando con versiones recientes de Windows 2000 o con Windows XP (versiones para Linux y Mac, están a la vuelta de la esquina, dicen). El ordenador lo reconoce y un icono amarillo "U3" aparece inmediatamente en la barra de tareas. Un solo clic basta para ver el contenido.

Permite viajar con los documentos, las aplicaciones y hasta el entorno -incluyendo el wallpaper- de su elección. Y cuando uno lo saca, no deja ninguna información en el ordenador anfitrión.

Las personas que podrían estar interesadas, según Kate Purmal, parecen interminable: desde el apasionado de juegos, que puede ir a casa de un amigo sin perder las puntuaciones y los niveles alcanzados en casa, hasta los fotógrafos impacientes de compartir sus obras; desde los viajeros deseosos de ganar tiempo en los controles de seguridad de los aeropuertos hasta los padres que cuidan su presupuesto y pueden comprar un drive por niño en vez de un ordenador sin renunciar a que cada uno tenga su espacio virtual personalizado (la misma lógica vale para las empresas).

Fundada en diciembre del 2004, U3 es una alianza entre dos actores importantes en el mercado de los Flash drives: SanDisk y M-Systems. Consiguió que fabricantes de programas y de unidades se pusieran de acuerdo sobre estándares técnicos. Otros fabricantes se han juntado: Memorex, Kingston y Verbatim entre otros. Sin embargo, Samsung trabaja con Microsoft en una organización diferente: la Flash Drive Alliance (usbflashdrive.org). Los smart drives son muy nuevos y la paleta de programas sigue siendo limitada. Incluye un antivirus (McAfee), comunicaciones (Trillian, Skype, Thunderbird), música (Winamp), fotos (FxFoto) y, muy apreciable, la versión portátil de Roboform para manejar perfiles y contraseñas. Migo, por su parte, sincroniza automáticamente trabajos realizados en varias computadoras. Microsoft no participa "pero Office está en todas partes" afirma Kate Purmal con una sonrisa forzada. No desespera en encontrar un acuerdo con la empresa de Gates.

Es muy temprano todavía para tener una idea clara sobre las limitaciones de U3, en particular en lo que toca a seguridad. Los programas de protección deberían poner el contenido a salvo de aplicaciones espías instaladas en los ordenadores anfitriones, pero uno debe preguntarse lo que pasaría en caso de falla brutal.

La consultora Gartner prevé que 150 millones de flash drives USB serán vendidos durante 2008 y que el 70% de ellos serán inteligentes. La inteligencia sale cada vez más barata, por lo menos en los objetos. Las potencialidades de los drives inteligentes parecen considerables gracias a sus bajos costes y al deseo creciente de movilidad; pero no nos podemos olvidar de que, en última instancia, el consumidor es quien decide el futuro de las tecnologías... con su monedero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 2005