Los sindicatos culpan a Empleo de falta de eficacia al prevenir los accidentes laborales

Azkarraga replica enfadado que su departamento no es responsable de la división sindical

Los principales sindicatos (ELA, CCOO, UGT y LAB) y el consejero de Empleo, Joseba Azkarraga, de EA, mantuvieron ayer un duro cruce de acusaciones en el Parlamento, aunque sin llegar a verse las caras, en el que se reprocharon la falta de eficacia para prevenir la siniestralidad laboral. Los accidentes de trabajo mortales crecieron en Euskadi entre enero y agosto pasados un 32% con respecto de 2004 y suman ya 58 fallecidos. Las centrales acusaron primero al departamento de pasividad y nula eficacia. Por la tarde, Azkarraga, visiblemente enfadado, les respondía que ya está cansado de que los sindicatos paguen "en el culo de este Gobierno" su incapacidad para llegar a acuerdos.

El índice de siniestralidad laboral en Euskadi es muy superior al de la media de la UE y los siniestros afectan 2,5 veces más a los trabajadores eventuales que a los fijos. De los 58 operarios fallecidos hasta agosto, 21 pertenecían al sector de la construcción. En conjunto, se han registrado desde enero 534 accidentes laborales, un 32% más que en igual periodo de 2004.

Según los costes que Osalan, el instituto de seguridad y salud laborales dependiente de Empleo, asocia a los accidentes graves y mortales, las pérdidas del último lustro, periodo en el que han fallecido en Euskadi 309 asalariados -hasta junio de 2005-, suman 34 millones de euros sólo en horas sin producción, daños materiales y gastos de prevención.

Los sindicatos afrontaron sus comparecencias en la correspondiente comisión parlamentaria, a la que acudieron a petición de EHAK, con el ánimo poner sobre la mesa las irregularidades y deficiencias que han apreciado en la década que lleva aplicándose la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Todos coincidieron en criticar con contundencia la "ineficacia" de Empleo y sus organismos. Para las centrales, el departamento de Azkarraga "no hace que se cumpla la ley", frente a la cada vez más acusada subcontratación y precariedad laboral. Con mayor o menor énfasis pidieron también la transferencia de la Inspección de Trabajo.

A partir de ahí, ELA y LAB coincidieron en que el diálogo social entendido como "concertación" entre centrales y patronal no es un instrumento válido para Euskadi, salvo que incorpore el debate sobre el marco autónomo de relaciones laborales. Eustaquio Uranga, de ELA, se quejó de la poca eficacia de Osalan porque "está burocratizado". La representante de LAB, Garbiñe Aranburu, criticó la "falta de voluntad" de la patronal para cumplir las leyes y propuso crear un organismo permanente de formación en prevención de riesgos laborales.

Para CC OO y UGT, el diálogo social resulta un elemento clave para intentar frenar la siniestralidad. La secretaria de Acción Sindical de UGT-Euskadi, Pilar Collantes, indicó que sólo con medidas concertadas con los sindicatos la lucha contra la siniestralidad será efectiva. Jesús Uzkudun, de CCOO, fue el más duro con el departamento, a cuyo titular acusó de incapacidad para luchar con eficacia contra las causas de la siniestralidad, entre ellas la subcontratación en cadena, "que hace que las pequeñas empresas sacrifiquen los gastos de prevención".

Cuando Azkarraga tomó la palabra en la comisión por la tarde, su enfado era muy considerable. Primero negó que su consejería permanezca impasible frente al problema y después descargó: "Lo que no tiene este departamento es la responsabilidad de la incapacidad de los agentes sociales para ponerse de acuerdo en temas tan fundamentales como la lucha contra la siniestralidad laboral. Y estamos cansados de que esa incapacidad para ponerse de acuerdo traten de solucionarla en el culo de este Gobierno o de este departamento".

Acto seguido, anunció el inicio de sendas campañas extraordinarias de control y vigilancia en la construcción, que realizará la Inspección de la Seguridad Social, y en el sector industrial, que efectuarán los técnicos de Osalan. Los especialistas del departamento realizarán su campaña en 1.214 empresas de entre 11 y 20 trabajadores metalúrgicas y de máquina herramienta. Insistió en que se creará un registro de empresas infractoras que no podrán contratar obra pública y reclamó de nuevo la transferencia de la Inspección de Trabajo por ser el instrumento de control "por excelencia" frente a la siniestralidad laboral.

[Un vecino de Amorebieta de 45 años, cuyo nombre corresponde a las iniciales F.N.G. falleció ayer tras ser atropellado mientras trabajaba en el kilómetro 27,5 de la autopista AP-15, en dirección a Pamplona, según informó el Gobierno navarro en un comunicado].

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción