Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todo el poder para los gemelos

"La victoria de los gemelos será el principio de su fin; son muy buenos para destruir, pero un desastre a la hora de construir". El dardo sobre Lech y Jaroslaw Kaczynski, los gemelos de 56 años que han conquistado Polonia, no viene de un ex comunista asustado por la revolución moral prometida por la derecha victoriosa. El sombrío augurio lo hizo Lech Walesa, el prócer de la derecha e histórico líder de Solidaridad.

Los polacos han fiado su futuro a estos dos abogados menudos, de apenas 1,60 de estatura y empaque campechano que exhiben orgullosos su nacionalismo y catolicismo. En las elecciones del domingo, Lech logró un contundente triunfo y se convertirá en presidente. Su hermano Jaroslaw fue el artífice del éxito de su partido, Ley y Justicia (PiS, en sus siglas polacas) en las generales del mes pasado, aunque renunció a ser primer ministro para no lastrar a su hermano.

Walesa y Lech Kaczynski se conocen muy bien. Ambos lucharon en Gdansk codo con codo contra el totalitarismo en los años ochenta. Walesa era el líder, pero el otro Lech llegó a vicepresidente de Solidaridad y en 1990 le siguió a la presidencia del país como director de su oficina. En el poder acabó el idilio: la ruptura fue abrupta y las heridas aún sangran.

Los Kaczynski se llevaron la peor parte. Confinado Lech al Tribunal de Cuentas, Jaroslaw impulsó un partido minoritario llamado de centro pero siempre escorado a la derecha. Lech, casado y con una hija, y Jaroslaw, soltero que vive con su madre, atravesaron juntos el túnel armados de paciencia. Los dos gemelos, que siendo niños protagonizaron una película de gran éxito en Polonia -Los dos que robaron la luna-, han acabado construyendo el tándem político más potente de Polonia.

El asalto al poder ha sido planificado durante años. Lech creó junto a su hermano el PiS. Luego se fijó una nueva meta -la alcaldía de Varsovia- y la conquistó en 2002. Ya tienen lo que soñaban: Lech, la presidencia; Jaroslaw, el poder de mover los hilos desde la sombra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 2005