Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARLOS HERNÁNDEZ PEZZI | Presidente del Consejo Superior de Arquitectos

"La transformación de la M-30 es un proyecto muy duro"

Carlos Hernández Pezzi (Madrid 1949) se presenta a la reelección como presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España, cargo que lleva desempeñando cuatro años. Su rival es Ricardo Aroca Hernández-Ros (Murcia 1940), decano del Colegio de Arquitectos de Madrid desde 2002. Las votaciones se efectuarán el día 2 de noviembre. Mientras llega esa fecha, el debate sobre la arquitectura y sus diferentes vertientes se ha avivado.

Pregunta. Su rival en la carrera electoral pinta un panorama tenebroso. Habla de problemas en su profesión y sobretodo muestra preocupación por el código técnico que el Gobierno les impone a los arquitectos.

Respuesta. Tengo la convicción de que no existe ningún nubarrón sobre los arquitectos españoles, que el código técnico es una alternativa para mejorar la calidad, pero estamos en unos momentos extraordinarios. El Gobierno está aplicando un plan de viviendas muy ambicioso, además hay en ciernes una ley del suelo que es imprescindible que salga y los arquitectos en España estamos aplicando ya la vía de la sostenibilidad, de la eficiencia energética y tratando la ciudad como un problema que trasciende a la arquitectura. Todo ese escenario configura un escenario apasionante.

"Madrid está construyendo un modelo de ciudad insostenible"

"La arquitectura mejora la calidad de vida de la gente"

"Ricardo Aroca nos quiere llevar a la época neolítica"

P. Por tanto ¿su visión es optimista?

R. No se trata de mirarnos hacia dentro para ver como vamos a ejercer la práctica con los nuevos cálculos que nos pide un instrumento como el código técnico. Lo que tenemos ante nosotros es el reto de que la arquitectura española se proyecte hacia la ciudad, la sostenibilidad, el acceso a la vivienda, el equilibrio del mercado del suelo... La arquitectura española no tiene miedo a nada. Se ha creado un ministerio para la Vivienda que es una cosa importante. No me vale el discurso reduccionista.

P. ¿Usted es de los que opina que a través de la arquitectura se mejora la calidad de vida?

R. La arquitectura mejora la calidad de vida de la gente, no hay duda. Es de lo que trata nuestra profesión no de poner cálculos de resistencia. Hay que mejorar, claro, la calidad de la edificación pero también la vida de la ciudad y apostar por la sostenibilidad. Hay que tener un discurso global. Que la gente viva mejor no sólo en las casas sino también en la calle, en los transportes, en los accesos, en los barrios. Durante cuatro años este ha sido mi discurso, mi propuesta.

P. Madrid es una ciudad en obras y los ciudadanos asocian las reformas como una pesadilla, como algo malo.

R. No, las obras son una transformación necesaria y son un síntoma de vida.

P. Usted cree además que la vía es la arquitectura sostenible.

R. Nosotros en estos cuatro años hemos defendido la calidad en el sentido más amplio y la sostenibilidad, por ejemplo hacer viviendas que no supongan un despilfarro.Hemos hecho un gran esfuerzo porque el Consejo Superior tuviera una estructura enfocada hacia la calidad y la sostenibilidad. Esta ha sido nuestra línea de actuación también con el Gobierno anterior que era del PP y con el actual, y lo mantenemos en todas las Autonomías. A la gente le interesa que baje el precio de la vivienda, que haya mercado de suelo público, que las viviendas no tengan problemas acústicos, que las casas sean sostenibles, no el código técnico. La postura de Aroca es muy endogámica y evolutiva.

P. Esta es contundente réplica a su rival.

R. Aroca nos quiere llevar a la época neolítica. Lo que le preocupa es en qué nos puede afectar al ejercicio del arquitecto el código técnico de la edificación que hace el ministerio. Viene a darnos lecciones de algo desfasado.

P. ¿Y en que afecta?

R. Pues en que se tendrá que mejorar la calidad de nuestro trabajo, pero eso lo tendremos que hacer de todas maneras como cuando tuvimos que eliminar las barreras arquitectónicas para los minusválidos, por ejemplo.

P. Su política por tanto seguirá la pauta marcada en los cuatro años si es reelegido.

R. Creo que lo hemos hecho bastante bien, que la imagen que tiene el Consejo como elemento aglutinador de estas políticas es muy buena y que la imagen de la arquitectura en el exterior es muy buena. Nos acaban de dar un premio en Tokio en el Green Bulling Chandler a la mejor herramienta de evaluación ambiental de edificios. Los arquitectos españoles estamos trabajando en todo el mundo y otros muchos de fuera están viniendo aquí para observar lo que estamos haciendo.

P. Madrid es un buen observatorio y la M-30 otro punto de diferencias entre Aroca y usted. Él cree que se ha logrado mitigar el impacto de las obras en esta vía.

R. La opinión de Aroca está condicionada por los acuerdos a los que está intentando llegar con Ruiz-Gallardón. Madrid está construyendo un modelo de ciudad bastante insostenible. La M-30 es un proyecto muy duro. En otras ciudades se han experimentado proyectos más blandos que están funcionando mejor. El modelo de tranvía de Bilbao es un buen ejemplo; se ha logrado un cambio bestial en una ciudad industrial con la introducción de este sistema de transporte. Madrid, en cambio, tiene esa imagen de ciudad áspera que la candidatura olímpica iba a cambiar y que ahora se ha esfumado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de octubre de 2005