Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los transportistas por carretera inician una huelga para exigir ayudas al gasóleo

El sector y el Gobierno continúan hoy las negociaciones y confían en un acuerdo rápido

Los transportistas de mercancías por carretera comenzaron esta madrugada un paro indefinido tras no lograr alcanzar un acuerdo sobre las medidas que piden para sortear la crisis que atraviesan por el encarecimiento del combustible en la reunión que ayer mantuvieron con varios representantes del Gobierno. La petición del sector de que se elimine el llamado céntimo sanitario constituye el principal escollo en las negociaciones, que continuarán hoy, según la Confederación Española de Transporte de Mercancías, la patronal mayoritaria (controla un 60% del mercado).

La huelga indefinida amenaza con paralizar buena parte de la distribución de mercancías, aunque en teoría todavía deben pasar dos o tres días más para que el consumidor se encuentre con problemas de abastecimiento en el supermercado. El Ministerio de Fomento y el sector, sin embargo, confían en llegar a un acuerdo en las próximas horas. Los transportistas seguirán negociando hoy con los representantes del Gobierno un paquete de medidas fiscales y laborales que sirva de compensación por la crisis derivada del encarecimiento del combustible.

La reunión de más de seis horas celebrada ayer en la sede de Fomento en Madrid fue el último intento para evitar el paro. No hubo desconvocatoria, pero se acercaron posiciones. La titular de Fomento, Magdalena Álvarez, presidió el encuentro al que, por parte de la Administración, también asistieron el secretario general de Hacienda, Javier Burgos; el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado; el director general de Tráfico, Pere Navarro, y el subsecretario de Seguridad Vial, Federico Fernández.

Por parte del transporte se sentaron representantes de la CETM (según sus datos, asocia a 34.000 empresas de transporte y 150.000 vehículos) y otras patronales. Fenadismer, segunda patronal del sector, se ha desmarcado del paro, al asegurar que ya ha alcanzado un acuerdo.

En la reunión de hoy los transportistas en paro confía en cerrar con el Ministerio de Economía y Hacienda una de sus principales reivindicaciones, la supresión del denominado céntimo sanitario, el importe con que algunas comunidades gravan la venta de combustible para financiar la sanidad, toda vez que durante la jornada de ayer prácticamente cerraron el resto de solicitudes que formulan a este departamento, como son la supresión del impuesto de actividades económicas y la congelación del impuesto de hidrocarburos, si bien ni camioneros ni administración detallaron en qué sentido.

Jubilación anticipada

También queda pendiente recibir un texto del Ministerio de Trabajo con las propuestas definitivas de este departamento, al que los camioneros piden la jubilación anticipada en caso de determinadas enfermedades profesionales, y otro documento de Interior sobre las demandas de los transportistas le formulan, entre las que destacan menores restricciones de tráfico y una consideración especial en el nuevo carné por puntos.

Con Fomento ya se alcanzó un principio de acuerdo el sábado pasado sobre las reivindicaciones que dependen de este departamento, entre ellas la demanda de que sus tarifas incluyan una cláusula de revisión automática ligada al precio del combustible. También consiguieron que este departamento se comprometiera a prohibir que los conductores de camiones realicen también las labores de carga y descarga y a elaborar un plan de inspección para evitar el fraude en el sector.

Una vez logrado un acuerdo con la Administración, los camioneros deben cerrar el principio de consenso logrado con las patronales de los cargadores (sus clientes), de los que dependen su problema más inmediato, poder actualizar sus tarifas de transporte para repercutir la subida que el combustible acumula.

Mientras tanto, los transportistas del norte (Galicia, Asturias y Cantabria) siguieron ayer con la huelga iniciada por su cuenta hace una semana. Éstos alcanzaron un preacuerdo hace unos días, pero no desconvocarán hasta que sea ratificado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 2005