Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La debilidad de las exportaciones eleva un 67% el déficit exterior

Los ingresos por turismo repuntan un 1,29%, la primera subida desde febrero pasado

La economía española sigue dando señales de la pérdida de competitividad que padece. El déficit por cuenta corriente (diferencia entre los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias) creció un 67% entre enero y julio respecto a igual periodo del año pasado, hasta acumular un saldo negativo de 37.671 millones de euros, según el Banco de España. La debilidad de las exportaciones (si se tiene en cuenta sólo el mes de julio se registró una caída interanual del 0,7%) y la factura energética no se vieron compensadas por el turismo, cuyo superávit se redujo un 7,2%.

La crisis del sector exterior es, junto a la inflación, una de las principales amenazas para la economía española. El incremento del déficit de la balanza de pagos entre enero y julio se debió a la crisis exportadora -las ventas de mercancías en el exterior apenas crecieron un 2,3%-, mientras las importaciones aumentaron a un ritmo superior, del 11,2%, alentadas por el consumo interno y la escalada del precio del petróleo, que volvió a encarecer la energía que se compra fuera. Así, el déficit comercial (diferencia entre importaciones y exportaciones) fue de 38.162 millones, un 40% más.

Además, el turismo, que tradicionalmente atrae muchos ingresos del exterior, no atraviesa su mejor momento. En los siete primeros meses del año, el superávit de este sector se redujo un 7,2% en tasa interanual, hasta 13.532 millones. Sin embargo, los ingresos por turismo rompieron la tendencia a la baja de los últimos meses. Entre enero y julio alcanzaron los 20.027 millones, un 1,29% más sobre la cifra del año pasado. Se trata de la primera subida registrada desde febrero pasado. España recibió 31 millones de turistas en los siete primeros meses, lo que representaba nuevo récord de visitantes y un incremento del 6,1% en relación con igual periodo del año anterior, según el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Si el agujero del déficit exterior sigue creciendo a este ritmo, la economía española superará antes de que termine el año el déficit registrado durante 2004, que fue de 44.451 millones, un 5,3% del producto interior bruto (PIB). En el primer semestre de este año, el déficit suponía ya un 7,5% del PIB semestral.

Salida de la inversión

La necesidad de financiación de la quinta economía europea sigue creciendo: aumentó un 86% en los siete primeros meses respecto a 2004, hasta 33.283 millones. La inversión también se resiente. Las inversiones directas dieron lugar a flujos netos de salida de 8.033,5 millones, el 14,66% más.

En cuanto a las inversiones directas de España en el exterior, esta partida registró salidas por valor de 15.837 millones, muy superiores a las entradas de las del exterior en España, que ascendieron a 7.804 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 2005