Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat destina 32 millones de euros al Museo de Arqueología

El Instituto Catalán de Finanzas dará créditos de hasta 145 millones para centros culturales

El Departamento de Cultura destinará 32 millones de euros al Museo Nacional de Arqueología de Cataluña en los próximos años. La mayor parte se destinará a la rehabilitación del viejo edificio que es su sede central en Barcelona, situado en la falda de Montjuïc. El Instituto Catalán de Finanzas (ICF) y el departamento firmaron ayer un convenio que, con un monto global de 145 millones de euros, permite a Cultura poner en marcha su plan de choque de infraestructuras culturales y afrontar la reforma de este museo y la construcción de la Filmoteca de Cataluña.

Situado en el viejo Palacio de las Artes Gráficas de la Exposición Internacional de 1929, con entrada frente a la principal del actual Teatre Lliure, el Museo Arqueológico de Cataluña ha esperado durante años la financiación para una necesaria rehabilitación que solucionara tanto los problemas estructurales del edificio como su evidente falta de espacio. A partir de un anteproyecto realizado hace ya casi un lustro por el arquitecto Josep Llinás, la reforma prevé la reordenación del viejo inmueble, en una de cuyas partes se excavará un nuevo sótano, y la construcción de un edificio en la parte posterior. Según confirmó ayer la actual directora del museo, Núria Rafel, eso supone "duplicar la superficie del museo, que pasará a tener entre 11.000 y 12.000 metros cuadrados".

El proyecto definitivo, para el que se convocará el correspondiente concurso, implicará también la total reforma del proyecto museográfico del centro, que funcionará, indicó Rafel, como "escaparate y síntesis" de los distintos yacimientos y centros que lo integran, que están repartidos por toda Cataluña.

Además de la reforma de este museo, una parte de los 32,5 millones de euros se destinará a la construcción, previsiblemente en una zona rústica, de un almacén central para material arqueológico y a del centro de atención a visitantes en el yacimiento de Empúries.

El Departamento de Cultura ha incluido esta partida y 10,5 millones de euros para la construcción de la Filmoteca de Cataluña, en la negociación con el ICF, con el fin de conseguir financiación para poner en marcha su plan de choque de infraestructuras culturales. Este plan, presentado el pasado mes de julio, tiene como objetivo consolidar una red de equipamentos culturales municipales mediante, prioritariamente, la reforma de centros ya existentes, además de la construcción de centros culturales polivalentes en poblaciones de menos de 15.000 habitantes, la rehabilitación de sedes de ateneos y entidades sin ánimo de lucro, y la construcción de algunos centros de producción y creación. A este fin se destinan 40 millones de euros, que se suman a otros 32 millones que se destinarán a la construcción o reforma de 14 edificios para finalizar la red de archivos comarcales.

Los ayuntamientos o entidades deben presentarse a la convocatoria pública, que se publicará la próxima semana en el Diari Oficial de la Generalitat, y, una vez aprobada, el Departamento de Cultura les otorgará el presupuesto para reformar o construir el centro. Todo ello se hace a través de créditos del ICF que ya se ha establecido que se irán amortizando en los sucesivos presupuestos del Departamento de Cultura, que los contabiliza a cuenta de las subvenciones que tenía previsto otorgar a estos equipamientos municipales. Otra línea de crédito, de 31 millones de euros, tiene por objeto ofrecer a los ayuntamientos que participen en este plan de choque la posibilidad de hacer frente en condiciones preferentes a la parte que les corresponde en la financiación de estas infraestructuras, ya que generalmente la Generalitat sólo asume la mitad del coste.

En el caso de las inversiones directas del Departamento de Cultura en el Museo de Arqueología y la Filmoteca de Cataluña -cuya sede construye el arquitecto Josep Lluís Mateo en el barrio del Raval-, el ICF figurará como propietario del inmueble hasta que Cultura haya acabado de pagar, vía canon, el coste de la operación.

La consejera de Cultura, Caterina Mieras, destacó ayer, durante la firma del acuerdo, la ambición de este plan, que "supone una inyección económica en todo el territorio en un plazo de dos años que no se había hecho nunca antes en este país" y cuyo objetivo es "garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la cultura". El consejero de Economía, Antoni Castells, indicó que representa "un salto cualitativo respecto a la política cultural en el territorio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 2005