Entrevista:

"Turquía será la alianza de civilizaciones para la UE"

Pregunta. En muchos países de Europa, los ciudadanos critican la adhesión de Turquía a la UE. ¿Cuáles cree que son las razones?

Respuesta. Me cuesta entenderlas. El proceso de integración de Turquía a la UE no es una novedad. Dura ya 43 años. Deberíamos entendernos mejor, ya que estamos juntos en numerosas organizaciones internacionales, como la OTAN, la OCDE o el Consejo de Europa. Cinco millones de ciudadanos turcos viven en países de la UE desde los años 60. Es muy difícil entender por qué, a pesar de esta alta cooperación y del nivel de las inversiones procedentes de países de la Unión, Turquía sigue en la lista de espera desde hace tanto tiempo. Quiero insistir en la necesidad de que nuestros amigos nos entiendan mejor.

"Cuando Turquía, que tiende un puente hacia los 1.500 millones de musulmanes del mundo, sea miembro de la UE, Europa saldrá beneficiada"
"Las autoridades locales [kurdas] forman parte de la Administración. Se trata de trabajar codo con codo por la prosperidad de la región"

Entramos, sin embargo, en un nuevo y muy importante proceso. ¿Por qué somos necesarios para la UE? ¿Por qué queremos ser miembros de la UE? Para Turquía, la principal razón es que el mundo no debe caer en un choque de civilizaciones. El mundo debe lograr una alianza de civilizaciones, y la respuesta más directa a ese desafío es la UE. Pero, además, si la Unión quiere convertirse en una potencia mundial tiene que conseguir esta alianza de civilizaciones. Cuando Turquía, que tiende un puente hacia los 1.500 millones de musulmanes del mundo, sea miembro de la UE, Europa saldrá beneficiada.

P. Los partidarios de la adhesión de Turquía advierten de que, si no sigue la vía de la integración, existe el riesgo de que bascule hacia el integrismo islámico...

R. Turquía ha levantado un dispositivo muy fuerte frente al integrismo. Pero no hay que olvidar que hay integrismos en todas las religiones y en todos los países. Pero son siempre una minoría y no deberíamos basar nuestros juicios sobre ellos.

Por nuestra parte, ya hemos anunciado cuál será nuestra posición. Si las cosas no avanzan con la UE (...), nosotros continuaremos avanzando, ya que nuestros objetivos son mejorar las condiciones de vida de nuestros ciudadanos en materia de democracia, de derechos humanos, de nivel de vida, así como crear un entorno favorable para las empresas.

P. ¿Turquía necesita a la UE para protegerse de la doble amenaza de integrismo y el poder militar?

R. Turquía ha superado ya esas dificultades y no tiene problemas sobre esas cuestiones. Después de todo, la aspiración europea de Turquía no es nueva; es un proceso que ha comenzado con Atatürk, el fundador de nuestra República. Es un proceso que continúa, aunque con un ritmo distinto.

P. Turquía ha acometido muchas reformas desde hace dos años para poder iniciar las negociaciones de adhesión con la UE. ¿Será difícil mantener ese ritmo durante el largo periodo de negociaciones?

R. No me parece justa esa visión. Nos gustaría contar con una hoja de ruta para la adhesión, pero sólo existe un objetivo. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para cerrar estas negociaciones lo antes posible. Y para que los países miembros acepten a Turquía.

P. Las leyes turcas ya se han adaptado a los criterios europeos. Pero su aplicación deja bastante que desear. Así lo parece con el proceso contra el novelista Orham Pamuk, candidato al Premio Nobel de Literatura.

R. Todas las leyes turcas que han sido adaptadas son conformes al acervo comunitario, pero el Poder Judicial es independiente del Legislativo y el Ejecutivo. En Turquía todos hemos tenido experiencias diversas. Yo mismo estuve en la cárcel por haber recitado un poema en público -"Nuestras cúpulas son nuestros cascos; los alminares, nuestras bayonetas..."-, y por esa razón yo, que era presidente de mi partido, no pude ser candidato en las elecciones legislativas de 2002. Tres meses más tarde cambiamos la ley y pude ser candidato. Pero el Ejecutivo no puede interferir con el Poder Judicial.

P. ¿Pero no tiene nada que decir sobre la situación de Pamuk?

R. No sería correcto hacer comentarios sobre un asunto que está en manos de los jueces. Pero los turcos conocen mi punto de vista sobre la libertad de expresión: haremos lo máximo posible para extender la libertad de expresión a todos.

P. ¿Cuáles son los obstáculos que impiden lograr una solución para el problema kurdo?

R. Haremos todo lo necesario para superar los obstáculos. Es necesario que nuestros interlocutores, por ejemplo los alcaldes [de la zona kurda], acepten su parte de responsabilidad. Las autoridades locales forman parte de la Administración. Se trata de trabajar codo con codo por la prosperidad de la región. Estamos haciendo inversiones de una entidad que no tiene precedentes en sectores como la educación, la sanidad, los transportes, la vivienda y la agricultura.

P. Los nacionalistas temen que la adhesión a la UE haga perder a Turquía libertad de acción.

R. No estoy de acuerdo con ellos. Nosotros tenemos tres líneas rojas: estamos contra los nacionalismos étnicos, regionales y religiosos.

© Le Monde / EL PAÍS.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en junio en Ankara.
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en junio en Ankara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50