Comienza la demolición de las casas bioclimáticas de Sierra Nevada

Una empresa construirá nuevas viviendas en Pradollano

Una máquina comenzó a primera hora de la mañana de ayer en la urbanización de Pradollano, en la estación de esquí de Sierra Nevada, en Granada, la demolición de un conjunto de casas ecológicas, a pesar de los llamamientos para su protección lanzados en los últimos días por movimientos conservacionistas. Estas edificaciones fueron construidas hace 10 años, a 2.500 metros de altitud, pero no se vendieron.

La asociación Greenpeace y Los Verdes de Andalucía mostraron su pesar por la pérdida de este ejemplo de urbanismo respetuoso con el medio ambiente y lamentaron que la Junta de Andalucía no se haya interesado por lo que consideran un bien cultural e industrial.

El portavoz de Los Verdes en Granada, Juan Ruiz, explicó que las casas "eran una construcción singular" que merecían ser valoradas por la Consejería de Cultura para su posible inclusión en el patrimonio histórico. Una empresa promotora compró el solar y, con el beneplácito del Ayuntamiento de Monachil, derriba ahora las viviendas para levantar una nueva construcción más rentable. Los Verdes de Andalucía han denunciado que el Ayuntamiento, gobernado por el Partido Popular, ha incurrido en algunas irregularidades en la concesión de la autorización de derribo, por lo que consideran, al igual que Greenpeace, que "la especulación urbanística ha vuelto a triunfar". Los Verdes calcula que el promotor obtendrá un beneficio con la operación de unos 3 millones.

El edifico fue construido por la empresa Habitalia Nova y diseñado por el arquitecto Luís Navarro con tecnología de ingeniero granadino Feliciano García. Gracias a su diseño se conseguía mantener la temperatura en su interior sin necesidad de calefacción ni aire acondicionado en verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50