Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JUEGOS

Sobredosis de 'balasera' mexicana

Total Overdose es un juego que se inspira descaradamente en Grand Theft Auto y lo ambienta en una ciudad fronteriza llamada El Toro, entre México y Estados Unidos. Libertad de acción, misiones a pie y al volante, violencia, droga, palabrotas y buena música.

Ramiro, el protagonista, es un delincuente que por circunstancias rocambolescas va a tener que dedicarse a hacer el bien. Su padre ha muerto presuntamente de sobredosis, pero todo apunta a una emboscada del capo de la mafia mexicana, Papá Muerte. El hermano gemelo de Ram, como se le conoce por los bajos fondos, es un agente de la DEA que mientras investigaba el caso de su propio padre acabó en una silla de ruedas al explotarle una granada. Ahora, con la ayuda de su hermano, Ramiro deberá limpiar el nombre de la familia, con la ventaja de que no debe seguir las reglas de la policía.

'Total Overdose'

Desarrolla: Deadline Games

Distribuye: Proein

Plataforma: PC, PS2, Xbox

Género: Acción

Recomendado: Mayores de 18

Precio: 57 euros

Internet: www.totaloverdose.com

Desde el principio el frenesí invade la aventura. Los dos prólogos no aparecen como vídeos, sino que se viven en primera persona encarnando al padre y al hermano de Ram. A partir de ahí se pone ante sus capacidades de deducción toda la ciudad de El Toro, para recorrerla y para usar a sus personajes como vía para obtener armas o información.

Las limitaciones de los programadores de Deadline Games les han llevado a cortar la urbe en varios trozos, entre los cuales hay que realizar cargas de datos para poder seguir, a pesar de que los edificios son parcos en detalles y tienden hacia lo repetitivo.

Los personajes muestran una definición poligonal baja y unos movimientos bruscos y mecánicos, a excepción de los que realiza el protagonista. La conducción y la física son rudas, poco naturales. A pesar de todo, la libertad para hacer en cada momento lo que plazca, ya sea acabar con un camello o robar un coche, hace que Total Overdose vaya enganchando.

Como en Matrix, la acción se lentifica mientras es posible moverse normalmente para eliminar varios enemigos. Igual que en Príncipe de Persia es posible rebobinar unos segundos cuando el protagonista muere, para revivirlo e intentarlo de nuevo. Lo mejor, el doblaje al castellano y la banda sonora con Molotov, Control Machete y Delinquent Habits.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de octubre de 2005