_
_
_
_
_

Madrazo busca aliados

El precandidato del PRI cree que sería un error ir solo a las elecciones

"El PRI no debe repetir el error de 2000, de ir solo a las elecciones. La soberbia nos costó la presidencia", afirma Roberto Madrazo, el precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) con más posibilidades de competir en las elecciones de julio de 2006. El ex presidente del PRI repasó, en una reunión con los corresponsales extranjeros, los principales asuntos de la situación política mexicana.

Madrazo ha sido esta vez más preciso al hablar de su plataforma electoral. En la espinosa cuestión de la reforma energética pendiente, consideró "indispensable" que el monopolio petrolero (Pemex) se convierta "en la locomotora del país", con una precisión: no a la privatización, pero sí a la modernización de la empresa. Se mostró favorable a una reestructuración del negocio del gas a través de la creación de una nueva empresa y la salida a Bolsa del 20% de su capital. El objetivo sería dar entrada al capital privado para comprar la tecnología de la que Pemex carece para la exploración y explotación de gas en aguas profundas.

"El próximo Gobierno tiene que ser de transición", dice el líder priísta
Más información
El segundo debate presidencial en México termina en empate entre Calderón y López Obrador

Ante el próximo cierre del plazo para la inscripción de candidaturas defendió la previsible alianza con el Partido Verde y abogó por una ampliación de la política social del PRI que permita llegar a un acuerdo con algún sector del Partido del Trabajo. En opinión de Madrazo, se ha perdido "la política social de Estado", y advirtió de que la democratización de México no ha concluido con la alternancia que significó la victoria de Vicente Fox y el Partido Acción Nacional (PAN) en las presidenciales de 2000.

El líder priísta considera que "el próximo Gobierno tiene que ser de transición", en un proceso político que rememore la transición española. Madrazo replica a quienes ponen en duda que el PRI no ha hecho la catarsis necesaria tras ser apartado del poder en el que permaneció 70 años. "El PRI ha tenido su transición, de lo contrario no sería un partido competitivo. (...) Perdió el vértice [presidente], y tuvo que encontrar un nuevo vértice de cohesión en los órganos colegiados".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La lucha por la candidatura presidencial en el PRI es entre Madrazo y Arturo Montiel, ex gobernador del Estado de México. Las elecciones internas serán el 13 de noviembre, en contra de la opinión de Madrazo, que proponía el 30 de octubre, por entender que el candidato electo tendría más tiempo para negociar las posibles alianzas.

El PRI libra otra batalla en el frente interno, probablemente más sangrante, entre los sectores madracistas y los seguidores de Elba Esther Gordillo, ex secretaria general del partido y líder del poderoso sindicato de maestros. Madrazo la acusa de actuar como quinta columna al servicio de intereses ajenos al partido, detrás de los cuales estaría el presidente, Vicente Fox. "Los adversarios del PRI tienen que estar fuera del partido y no encubiertos dentro", dice.

Madrazo no anda con rodeos a la hora de hablar sobre el futuro electoral del PRI y de sus posibilidades de recuperar la presidencia. "Si el partido no va unido no es ganador. No nos alcanzan los votos duros". Y añade: "Tenemos que ir a por los 32 millones de electores indecisos". Recuerda que sus adversarios llevan tiempo de rodaje preelectoral, mientras el PRI calienta motores. "El PRD [Partido de la Revolución Democrática] tiene un único candidato

[Andrés Manuel López Obrador] que lleva dos o tres años haciendo campaña. El PAN tiene un candidato a la vista . El PRI todavía no. Éste es el riesgo, que no esté preparado en 2006".

Las encuestas siguen colocando a López Obrador en cabeza de las intenciones de voto, seguido de Madrazo y con Calderón en ascenso. El líder priísta no se muestra preocupado por este último, que se perfila como el candidato presidencial del PAN después de ganar en las dos primeras rondas de las elecciones internas de su partido y dejar más cerca de la cuneta al ex ministro de Gobernación Santiago Creel, el candidato predilecto del presidente, Vicente Fox. "De momento, sólo ha votado el 25% del padrón electoral", señala Madrazo en alusión a la elevada abstención que han registrado las internas panistas. "La derrota es de Fox, que no ha podido colocar a Creel, y del PAN, que no ha logrado motivar a la militancia".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_