Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV condiciona un pacto con Elorza a que aplique políticas de la oposición

Sudupe recuerda que el alcalde se resiste a cumplir acuerdos aprobados por el plenoLa oposición critica la falta de talante negociador del alcalde para alcanzar pactos

El grupo del PNV en el Ayuntamiento de San Sebastián se mostró ayer dispuesto a abrir una negociación sobre los presupuestos de 2006 con el equipo de gobierno municipal (PSE y EB) con una condición "previa y básica": que el alcalde, Odón Elorza, "asuma y lleve a la práctica los acuerdos adoptados por el pleno" hasta ahora "incumplidos".

"Si usted y su gobierno dejan de ningunear al pleno y empiezan a cumplir los acuerdos plenarios, aunque no sean de su agrado, pueden contar con nosotros", subrayó el portavoz peneuvista, Román Sudupe, durante el pleno anual sobre el estado de la ciudad. Sudupe precisó que sólo este año, de más de 20 iniciativas aprobadas por el pleno con los votos de la oposición, 14 no han sido cumplidas por el equipo de gobierno. Entre ellas citó la elaboración de un plan integral de regeneración del deteriorado barrio de Altza o la redacción de un plan de vivienda para jóvenes.

Aunque cargado de escepticismo y entre críticas a la actitud "despótica" de Elorza, el concejal peneuvista respondió así a la propuesta que el primer edil ya avanzó el pasado viernes de pactar las cuentas y el Plan General con la oposición.

Elorza repitió ayer esta oferta a todos los grupos, pero sólo obtuvo una respuesta concreta del PNV. Este mes les entregará a todos el borrador de presupuestos para "recoger sus opiniones". Tratará además de lograr "un amplio consenso" para dar luz verde antes de final de año al avance del nuevo planeamiento urbanístico, rechazado por la oposición el pasado jueves.

Estas iniciativas forman parte de los 12 compromisos que Elorza expuso a la corporación y que intentará sacar adelante por consenso. "Vamos a ser imaginativos para generar cauces de pacto", insistió. La oposición no se lo cree. Al igual que el PNV, el PP y EA destacaron la falta de talante negociador del alcalde, al que acusaron de no haber hecho esfuerzos suficientes para sacar a la ciudad de un gobierno en minoría.Elorza gobierna con el apoyo de once concejales (10 del PSE, su partido, y una de EB), frente a los 16 que suman PP (siete), PNV (cinco) y EA (cuatro).

La oposición insistió en la idea de que el talante escasamente negociador que, a su juicio, demuestra Elorza deriva en el bloqueo, cuando no en la inexistencia, de proyectos importantes para la ciudad, que "no avanza". Populares y nacionalistas coincidieron en que el primer edil lleva ya demasiado tiempo en el cargo. Elorza es alcalde desde 1991. "San Sebastián necesita un cambio y ustedes no pueden darle ese giro positivo, fresco y nuevo, porque ya no saben", dijo la portavoz de EA, Jaione Arratibel. "Cree que puede gobernar en minoría sin ser consciente de lo que pierde la ciudad", apostilló la popular María José Usandizaga, quien comentó que la puerta de su grupo "está abierta", pero Elorza "nunca llama".

Una lectura bien distinta hizo el primer edil, quien recriminó a la oposición su falta de proyectos y le acusó de practicar "el no por el no" ante las propuestas que pone encima de la mesa su equipo.

Su socia de gobierno, Duñike Agirrezabalaga, de EB, invitó a populares y nacionalistas al "entendimiento", pero, a renglón seguido, y ya que suman mayoría, les instó a plantear una moción de censura contra Elorza si piensan que "todo está tan mal". El alcalde se sumó de inmediato a esta petición y retó de nuevo a la oposición a cuestionar formalmente su cargo. "No tengo miedo a una moción de censura", dijo. En este ambiente de acusaciones mutuas, enumeró el regidor donostiarra sus compromisos para el próximo año, algunos nacidos de la negativa de la oposición a sus ideas iniciales. Es el caso de su nueva propuesta para los terrenos militares de Lore Toki, donde sus rivales políticos no quieren construir 1.400 viviendas protegidas por el valor paisajístico de la zona. El alcalde planteará en un plazo de un mes convertir la finca en un parque integral y, a la vez, reconsiderar el uso urbanístico de la actual Hípica de Loiola.

Incineradora

Elorza iniciará además una segunda fase de debate ciudadano sobre la conveniencia o no de rematar la fachada marítima de Mompás con "una operación arquitectónico-urbanística emblemática". Gestionará también un acuerdo político de la corporación para dirigirse a la consejería de Cultura y solicitarle que se implique en la financiación de la rehabilitación y ampliación del Museo San Telmo con la misma o parecida cantidad que el Ministerio de Cultura, que ya ha comprometido ocho millones de euros. Y propondrá la creación de una comisión política y técnica que defina los usos del Teatro Victoria Eugenia, cuya remodelación está previsto que acabe en 2007.

La posible construcción de una incineradora en San Sebastián también estuvo presente en el debate. El regidor volvió a plantear la organización de una consulta popular para conocer la opinión de la ciudadanía. "Asumiremos lo que diga", apuntó Elorza, días después de conocerse que la Oficina de Revisión del Plan General considera tres zonas de la ciudad -las tres en el entorno de Aritzeta y Belartza- aptas para acoger dicha instalación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de octubre de 2005