Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PARA NIÑOS

Paisaje marciano

Aventura en una mina a cielo abierto en Riotinto (Huelva)

Un lago en las entrañas de la tierra, un río ácido convertido en campo de investigaciones de la NASA y la huella de la explotación minera británica con casas victorianas del siglo XIX.

El punto de encuentro es el Museo Minero de Riotinto, en el pueblo del mismo nombre de la comarca minera de Huelva. Los aventureros suben en sus coches y siguen al guía, que poco a poco se interna en un paisaje fantasmagórico: enormes cráteres artificiales se abren a ambos lados de la carretera. Son las llamadas cortas, minas a cielo abierto que van hundiéndose en la tierra con bancales circulares como si se tratara de un anfiteatro para gigantes.

En pocos minutos se llega a un aparcamiento ubicado al pie de un promontorio cercado por algunas edificaciones y vías abandonadas y oxidadas que evidencian la actividad minera de 120 años que desarrollaron los ingleses en la zona para sacar metales y sulfuros de los que obtenían cobre y azufre. La Peña de Hierro, una corta de 330 metros de ancho y 85 de profundidad, es visitable en una de sus galerías subterráneas.

Los aventureros van delante, cada uno con sus cascos mineros escuchando las explicaciones de la guía. Son 200 metros en los que se pueden distinguir diferentes minerales, la forma en que se construían los túneles, otras galerías... De pronto aparece una luz al final del túnel: es una especie de balcón sobre... ¡un lago! Es el nivel más profundo, desde donde se ve la enorme boca de la mina, con los bancales circulares. Sorprende la paleta de colores que recorre las entrañas de la tierra herida: negro, rojo, ocre, blanco..., acentuados al contacto con el agua.

A pocos metros se encuentra el nacimiento del río artífice de este escenario lunar, o mejor: marciano. Porque en el subsuelo de Peña de Hierro, la NASA tiene un laboratorio donde investiga los microorganismos capaces de vivir en este río ácido, sin oxígeno, y que usan el mineral de hierro como fuente de energía. Se piensa que el de Marte es un ecosistema similar, y con estos estudios desarrollan la tecnología para la misión al planeta rojo en 2018.

De vuelta al museo se puede conocer la tradición minera de la comarca desde la edad del cobre; se visita la reproducción de una mina romana y se explica la presencia británica en la zona a través de la Riotinto Company Limited, a finales del siglo XIX y principios del XX; diferentes máquinas, y una antigua estación ferroviaria con vagones y locomotoras de la época.

A las afueras del pueblo espera otra sorpresa. En el barrio de Bellavista, residencia del personal inglés de la compañía, se conserva todo el encanto de aquel entonces: se ha restaurado una de las casas victorianas con muebles de época, vajilla, las lámparas y hasta la decoración de las paredes.

GUÍA PRÁCTICA

Información.- Parque Minero de Riotionto(959 59 00 25; http://parquemineroderiotinto.sigadel.com). Plaza de Ernest Lluc. Riotinto (Huelva). Todos los días, de 10.30 a 15.00 y de 16.00a 20.00. Salidas a Peña de Hierro,a las 12.00, 13.30, 17.30 y 19.00; tren minero, a las 13.30 y 17.00. Museo, Peña de Hierro y tren: 15 euros. Niños de 5 a 14 años: 12 euros.Dormir y comer- Hostal restaurante Galán (959 59 08 40). Avenida de la Esquila, 10. Riotinto. 36 euros la doble. Menú, 6,60 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005

Más información