LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Marruecos sólo ha readmitido desde 1992 a 114 inmigrantes de terceros países

El convenio sobre extranjeros no tuvo ningún efecto en cinco años de gobierno del PP

El Gobierno de Felipe González suscribió con Marruecos en 1992 un convenio sobre readmisión de extranjeros entrados ilegalmente en España que no ha surtido ningún efecto porque apenas se ha aplicado durante este tiempo. El líder del PP, Mariano Rajoy, aludió el pasado jueves a este convenio como un mecanismo que permita resolver los problemas que España tiene para expulsar a los inmigrantes que entran desde Marruecos. En los últimos 13 años, ese convenio se ha aplicado con cuentagotas. Sólo 114 inmigrantes han sido devueltos por este mecanismo que no se aplicó ni una sola vez entre 1999 y 2003.

Más información

El acuerdo sobre readmisión de extranjeros fue firmado el 17 de marzo de 1992, cuando el problema de la inmigración irregular era todavía menor en España. En su primer artículo establecía que las autoridades fronterizas de Marruecos readmitirían en su territorio a petición formal de las autoridades de España "a los nacionales de terceros países que hubieren entrado ilegalmente" en territorio español procedentes de Marruecos.

El artículo se complementaba con los dos siguientes, en los que se establecían las condiciones de su aplicación para la devolución de inmigrantes:

-"La readmisión se efectuará si se prueba, por cualquier medio, que el extranjero cuya readmisión se solicita proviene efectivamente" de Marruecos.

La solicitud de readmisión, según aquel convenio todavía supuestamente vigente, debía ser presentada "en los 10 días posteriores a la entrada ilegal". En esa solicitud, España debía hacer constar "todos los datos disponibles relativos a la identidad, a la documentación personal eventualmente poseída por el extranjero y a las condiciones de su entrada ilegal en el territorio del Estado requirente, así como cualquier otra información que se dispusiera sobre el mismo".

Muchos de los inmigrantes irregulares que entran en España llegan sin documentos y, por tanto, es imposible averiguar de dónde proceden de manera que se pueda aplicar el convenio de readmisión, tanto para las autoridades españolas como marroquíes. Con este soporte diplomático, el Gobierno de Felipe González apenas pudo devolver a Marruecos a una mínima parte de los inmigrantes de otros países que entraron en España por la costa andaluza.

Tres inmigrantes

A los tres años de firmado aquel convenio se pudo devolver a los tres primeros inmigrantes que Marruecos aceptó. Al año siguiente, 1996, cuando el PP accedió al poder, se devolvieron a otros 45, y a 25 más en 1997. A partir de aquí, el convenio se convirtió en papel mojado. En 1998, Marruecos tan sólo readmitió a un inmigrante. Y entre 1999 y 2003 no admitió a ninguno.

El fracaso en la política de devolución de inmigrantes irregulares que saltaban desde territorio marroquí llevó al Gobierno del Partido Popular a censurar, en muchas de sus declaraciones, la escasa colaboración de Marruecos.

El entonces secretario de Estado de Inmigración, Ignacio González, declaró en septiembre de 2003, con motivo de una nueva llegada masiva de inmigrantes a las costas andaluzas: "Con Marruecos hay que intentar seguir dialogando, hay que exigirle que cumpla los compromisos que tiene suscritos con nosotros. Cumplir el convenio de repatriaciones de nacionales de terceros países, que no está cumpliendo ni ha cumplido nunca. Y en el tema de menores, en lo que va de año hemos repatriado noventa y tantos, y tenemos más de 4.000. Realmente, la colaboración que estamos teniendo es muy pequeña".

Unos meses después, el propio González y el ministro del Interior, Ángel Acebes, anunciaron la reactivación del convenio de readmisión de inmigrantes irregulares por parte de Marruecos. Pero aquel anuncio se quedó en nada. Desde entonces, Marruecos tan sólo ha admitido a 30 inmigrantes de países terceros que llegaron a España procedentes de su territorio.

En 2004, llegaron a España en patera más de 12.000 inmigrantes, de los que al menos la mitad procedían de países subsaharianos. Con esas cifras, España sólo consiguió devolver el 0,25% de los extranjeros que entraron irregularmente en el país por Marruecos como consecuencia de la aplicación de un convenio firmado hace 13 años.

En 2004, llegaron 7.255 marroquíes por pateras. Dado que Marruecos acepta las devoluciones de sus nacionales, la inmensa mayoría de éstos pudieron ser devueltos en apenas unas horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de septiembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50