Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stoiber quiere ser ministro

El primer ministro de Baviera y presidente de la Unión Social Cristiana (CSU), Edmund Stoiber, fue el único que ayer se salió del guión establecido y planteó la llamada cuestión K, por la inicial de canciller en alemán. Stoiber exigió una vez más la cancillería para la presidenta de la CDU, Angela Merkel. Al mismo tiempo, de pasada y como quien no quiere la cosa, despejó Stoiber una de las incógnitas que flotaron durante la campaña electoral. El gobernante bávaro se mostró dispuesto a sumarse al proyecto de un Gobierno de gran coalición y dejar su puesto Baviera por un puesto en el Gabinete en Berlín.

Sin el menor pudor, Stoiber reclamó la cancillería para Merkel. Con un símil futbolero, Stoiber, que es directivo del Bayern Múnich, declaró a los periodistas: "No se pueden romper las reglas del fútbol y jugar el partido con 12 jugadores. El reglamento dice que los equipos son de 11 y ésas son las reglas". Según una especie de silogismo particular, sostiene Stoiber: "Las reglas más elementales de la democracia dicen que el grupo parlamentario más fuerte es el que nombra canciller". Para Stoiber está claro que si los socialdemócratas respetan estas normas "habrá gran coalición". Expresó Stoiber la confianza en que en la próxima negociación con el SPD se acepte la exigencia del liderazgo de Merkel. Stoiber insistió: "Queremos dar al país un Gobierno estable y no hay otra alternativa que una gran coalición".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 2005