Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imaz avisa a ETA de que sus bombas retrasan la mesa de partidos

El líder del PNV afirma que para negociar el futuro de Euskadi debe desaparecer la violencia

El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, advirtió ayer a ETA de que bombas como la del pasado sábado en Ávila lo único que suponen es un retraso en la creación de la mesa de partidos para la normalización política que impulsa el lehendakari. El máximo dirigente peneuvista, que la víspera no se había referido al atentado etarra, lo calificó de "inaceptable" y reiteró que para negociar el futuro de Euskadi "tiene que desaparecer cualquier expresión de violencia".

Imaz explicó que no se había referido la víspera al atentado con coche bomba de ETA en Ávila porque no quería darle protagonismo a la organización terrorista en un día de celebración para los peneuvistas como es el Alderdi Eguna (Día del partido). "¿Qué consiguen este tipo de bombas, aparte de sembrar desconcierto y frustración en la ciudadanía? pues, fundamentalmente, retrasar los tiempos. Y la sociedad cada vez percibe con mayor carga del pasado este tipo de cuestiones", apuntó ayer Imaz en la Radio Euskadi, la emisora pública vasca.

Imaz, que valora como un activo importante que en los últimos 27 meses ETA no haya cometido atentados mortales, viene repitiendo que es Batasuna la que se juega su credibilidad y su futuro político con la pervivencia de la violencia.

El dirigente peneuvista es de los que cree que hay una apuesta firme dentro de "una parte importante de la izquierda abertzale" por hacer realidad lo expresado por Batasuna el 14 de noviembre pasado en Anoeta de "sacar el conflicto de la calle y llevarlo a las mesas de negociación". Pero también advierte de que en ese mundo hay una "especie de inercia que vuelve" cíclicamente y que se impone con cada atentado terrorista.

Por todo esto, el líder peneuvista reiteró ayer que los atentados, la extorsión a los empresarios y la violencia callejera soplan en sentido contrario a la constitución de la mesa de partidos en la que Arnaldo Otegi quiere defender la autodeterminación y la territorialidad. "Para que el conjunto de partidos pueda sentarse en un foro y tratar de negociar el futuro político de este país, va a ser absolutamente necesario que previamente desaparezca cualquier tipo de amenaza, de bomba, de coacción o de extorsión", volvió a subrayar el máximo dirigente del PNV.

La posible ausencia del PP en esa mesa es entendida por Imaz como un "obstáculo" para avanzar en la normalización y la paz. "Ese mantener unas inercias terribles, que le está haciendo mucho daño al PP a nivel social, el mantener el discurso de Aznar, es malo para el PP, pero también para los que creemos que en este país el futuro lo tenemos que construir entre todos", señaló.

Para Imaz, la clave de bóveda de la mesa de partidos para la normalización política vasca es forjar un acuerdo plural entre diferentes y que se respete la decisión de la sociedad vasca. "La clave de futuro fundamentalmente está en la capacidad que tengamos de ponernos de acuerdo con el que no piensa como nosotros".

Pragmatismo

Y en esa defensa combinada que hace Imaz de los principios y de la adaptación de su partido a los diferentes momentos políticos, el presidente del PNV defendió sin complejos plantear "los objetivos políticos a día de hoy en clave de realidad, de pragmatismo y conscientes" del país y de la sociedad en la que actúan. Esto "no quiere decir que esté haciendo renuncia a ningún principio", expresó. En ese sentido, negó que se haya producido un debate interno en torno al concepto de soberanía que defienden Joseba Egibar y los críticos del PNV y la cosoberanía que él defiende.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005