_
_
_
_
PARA EMPEZAR

Las fotografías digitales del verano

DESCARGA AL ORDENADOR

El primer paso siempre es comprobar las fotografías que hay, cuáles son las que interesan y las que no importa borrar. Uno de los peores vicios que crea la fotografía digital es el disparo excesivo. Como las memorias se pueden borrar y volver a utilizar, no importa si se hacen muchas fotografías, basta con elegir sólo las que interesan y vuelta a empezar. Realmente es una gran ventaja con respecto al carrete tradicional pero, a la larga, también deteriora la cámara, la tarjeta de memoria y, sobre todo hace perder mucho más tiempo en elegir las que son realmente buenas.

Para trasladar las fotografías al ordenador se suelen utilizar dos formas: conectando la cámara directamente a través de un puerto USB desde la propia cámara o desde una base donde se acopla, o bien extrayendo la tarjeta de memoria y utilizando un lector apropiado conectado al ordenador. En ambos casos, lo mejor es crear una Carpeta nueva en el Escritorio (clic con botón derecho encima del escritorio y elegir Nuevo, Carpeta).

Más información
Cámaras digitales de siete marcas usan un chip defectuoso desde hace tres años

GUARDAR EN CARPETAS

Cuando todas las fotografías están en el ordenador, -en la nueva carpeta creada-, si utiliza Windows XP un pequeño truco facilitará la visión previa de su contenido. Haga clic con el botón derecho encima de la carpeta y abra sus Propiedades. En el apartado Personalizar, en Qué tipo de carpeta desea, escoja Imágenes (muchos archivos).

Así tendrá disponible luego la opción Tira de imágenes del contenido de la carpeta y podrá ver las fotografías ampliadas una a una. El motivo de esta elección es eliminar directamente aquellas que no le interesen, viéndolas previamente a un tamaño ampliado. Hecha la limpieza, vaya creando carpetas nuevas dentro de la principal para los grupos de fotografías que tengan un tema común. Por ejemplo: "viaje a tal sitio", "visita a tal lugar", "niños", "playa", "verano 2005", etcétera. Lo importante es dar una pequeña pista que permita localizarlas fácilmente. Una vez repartidas las fotografías, lo mejor es guardar una copia en un CD o DVD como si de un negativo tradicional se tratara. De esta forma, los originales siempre están a salvo, incluso de posibles fallos del propio ordenador.

PEDIR COPIAS

Una de las ventajas que tiene la Red es la posibilidad de pedir copias directamente al laboratorio sin moverse de casa. Estos servicios requieren estar dados de alta previamente y, en la mayoría de los casos, descargarse un programa específico de cada laboratorio. A través de estas aplicaciones se pueden seleccionar fácilmente las fotografías originales, el tamaño y formato de la/s copia/s, la forma de pago, con y sin marcos decorativos, hacer pequeñas correcciones y hasta cómo quiere recogerlas, en el domicilio o en la delegación más cercana del propio laboratorio. Las tarifas varían un poco de unos a otros por lo que conviene comparar entre varios antes de decidirse.

AUTOSERVICIO

Otra posibilidad es personarse directamente en el laboratorio con el CD/DVD o las tarjetas de memoria y escoger directamente las copias que desee. Muchos de estos laboratorios tienen ordenadores instalados en el mostrador para este fin, con programas idénticos a los que puede utilizar en Internet. También los hay que tienen quioscos de autoservicio, con posibilidad de lectura de cualquier soporte, su correspondiente programa de edición y una impresora que le permitirá llevarse al momento sus copias. Éste proceso, el más rápido, puede que no de la misma calidad de copias que el que usa un laboratorio realmente profesional.

Y a los amigos, una copia de sus fotografías en un CD/DVD.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_