Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los etarras que pidieron el fin de las armas vuelven a las ideas "de siempre"

Comunicado de seis históricos de ETA expulsados de la banda

Francisco Mujika Garmendia, Pakito, y otros cinco históricos etarras firmantes de una carta en la que abogaban por que ETA abandonara la lucha armada, que fue filtrada en noviembre de 2004 al periódico Diario de Noticias, aseguran, en un comunicado remitido a los diarios Gara y Berria, mantener los mismos postulados de siempre de la izquierda abertzale, a la vez que manifiestan su adhesión a la propuesta de Anoeta realizada por Batasuna el pasado 14 de noviembre.

En el comunicado Pakito, Ignacio Arakama Mendia, Makario; Iñaki Bilbao Beaskoetxea, Iñaki de Lemona; Carlos Almorza Arrieta, Pedrito de Andoain; Kepa Solana Arrondo y Koldo Aparicio Benito acusan a la formación Aralar de la filtración de esta carta, que supuestamente iba dirigida a la dirección de ETA y fue publicada por el periódico navarro en noviembre de 2004.

En esta carta, por primera vez, altos dirigentes etarras reconocían que la banda terrorista no se había encontrado nunca "tan mal" y abogaban por el cese de la violencia. "No se puede hacer una lucha armada a base de comunicados y de proferir amenazas que luego no se cumplen", señalaban. "El día a día nos está enseñando que no tenemos la capacidad", afirmaba el escrito, "y los medios de desplegar y desarrollar una lucha armada eficiente, constante y con capacidad de disuasión". Los seis presos sostenían, entre otras cosas, que "nuestra estrategia político militar ha sido superada por la represión del enemigo" y consideraban obligado "replantear la estrategia vanguardista defendida hasta ahora".

En el comunicado enviado ahora a Gara y Berria, los etarras afirman que Aralar, "en contra de nuestra voluntad", filtró y utilizó esa carta "contra la izquierda abertzale tanto en ámbitos públicos como privados". Los seis históricos de la banda terrorista piden a la formación liderada por Patxi Zabaleta que deje de "manipular" sus nombres.

La filtración al Diario de Noticias en 2004 se produjo días después de que Zabaleta asegurase haber tenido acceso a "documentos recientes muy significativos" que apuntaban a que "el tiempo de las armas era cosa del pasado".

El pasado 10 de julio ETA anunciaba la expulsión de la banda de Pakito, dirigente de ETA durante quince años hasta su detención en Bidart en 1992, y los otros cinco presos etarras por suscribir esta carta, fechada en agosto de 2004.

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, aseguró ayer que las informaciones de que dispone el Gobierno apuntan a que existe "un marco de esperanza" para un final de ETA, informa Jorge A. Rodríguez. Para que dicha esperanza se convierta en algo más, según el ministro, "tiene que vincularse con hechos precisos, no con hipótesis ni con futuribles, que, por esencia, debilitan la democracia y entorpecen la lucha contra el terrorismo".

Por otra parte, el ex presidente del Gobierno José María Aznar aprovechó ayer la presentación del libro Secuestro, otra arma del terrorismo para insinuar que ETA no quiere la paz y "aprovechará todas las oportunidades que encuentre no para negociar, sino para buscar la continuación de su guerra por otros medios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de septiembre de 2005