Homenaje en Siete Aguas a los guerrilleros del maquis

El 20 de julio de 1948 la aldea El Reatillo de Siete Aguas fue ocupada por los maquis bajo la bandera republicana y con una pancarta que decía: "El trigo y el aceite para el campesino". La asociación Ateneo Cultural 14 de abril de Siete Aguas conmemoró ayer la fecha rindiendo su particular homenaje, por segundo año consecutivo, a los guerrilleros valencianos y en concreto a la familia Valiente, que sirvió de importante punto de apoyo para los maquis y que fueron fuertemente represaliados durante la posguerra.

El acto contó con la presencia de diferentes colectivos republicanos de la Comunidad Valenciana además de recibir distintas adhesiones, entre las que se encuentran las de historiadores como Fernanda Romeu y Ricard Camil Torres, quien resaltó la importancia de la celebración de actos de este índole para "recuperar la vivencia de ese olvido al que fueron sometidos" los maquis. También se adhirió al acto el guerrillero Manuel Pérez El Rubio.

Los presentes en el acto abogaron por la unión entre los distintos movimientos reivindicativos de la memoria histórica, como fue el caso de la asociación El Canto del Búho de Buñol o el Ateneo Republicano de Requena, aunque los representantes de la Plataforma 14 de abril por la Tercera República criticaron a los que calificaron de "oportunistas" que, según su opinión, "quieren coger las riendas del movimiento republicano". Allí anunciaron su intención de que se conmemore, a nivel nacional y en Valencia, el 75 aniversario de la segunda República.

Por otra parte Esquerra Unida, por boca del coordinador comarcal Francisco Navarro, criticó "el afán del actual Gobierno de igualar" a los que lucharon en ambos bandos durante la guerra civil y defendió la necesidad de indemnizar a los guerrilleros antifranquistas así como a sus familias para que puedan recuperar los cuerpos de sus antepasados.

Parte de la historia

La presidenta del Ateneo, Raimunda Medrano, plantea esta concentración como un punto de encuentro para todo el que tiene inquietud y lucha para que no se olvide nunca la labor de estos guerrilleros que dieron su vida por la libertad. Medrano se muestra partidaria de que este tipo de encuentros se realicen en todas las localidades porque, "todos los pueblos tienen una parte de esa historia, y es una pena que se quede para los libros de los historiadores que sólo los leen unos pocos. Estos actos los ve todo el mundo".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El homenaje consistió en la lectura de varios comunicados de adhesión que finalizó con el himno de la República y el himno guerrillero. Todo concluyó con una comida de hermandad seguida de la correspondiente tertulia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS