LAS CUENTAS DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

La oposición critica que la deuda siga creciendo hasta 2008

La oposición no se fía. Ni el PSOE ni IU creen posible que, "después del volumen de deuda que ha contraído [el alcalde] Ruiz-Gallardón", el Ayuntamiento pueda alcanzar en 2008 el equilibrio presupuestario sin volver a subir impuestos. "Los subirá, claro que los subirá", augura Isabel Vilallonga, edil socialista. Ambos grupos recuerdan, además, que "el alcalde no renuncia a seguir endeudando a los madrileños, porque prevé nuevos préstamos en 2006 y 2007".

Vilallonga sostiene que el propio Plan Económico-Financiero establece un aumento generalizado en la recaudación: "Un 38% más por impuestos en tres años, un 41% más en tasas". El edil de Hacienda, Juan Bravo, replica que ese aumento en la recaudación no tiene que ver con una subida de impuestos, sino, en el caso del IBI, con la incorporación de las casas de los nuevos barrios, y en el caso de las tasas, con la extensión de la red de parquímetros.

Concha Denche, de IU, aplaudió la creación de una tasa para grandes productores de residuos (una propuesta de su grupo) pero se mostró convencida de que los impuestos subirán, y arremetió contra el recurso a la deuda: "Madrid, con la M-30, estará hipotecada 35 años. Eso es inamovible, aunque ya no quieran hablar de ello".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de septiembre de 2005.