Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bienestar Social cerrará los centros "que haga falta" por irregularidades

La consejera de Bienestar Social, Alicia De Miguel, dijo ayer que además de la vivienda tutelada para enfermos mentales Arco Iris de Valencia, a la que se abrió el martes un expediente de cierre, "se van a cerrar todos los centros que haga falta como se viene haciendo desde hace muchos años" y añadió que se van a redoblar los esfuerzos "para mejorar situaciones que no están todo lo bien que deberían estar".

De Miguel afirmó que el centro Arco Iris "además de no tener autorización, no cumplía los requisitos que ponemos como condición para que se atienda a personas en situación de dependencia" y "éste no es el modelo que estamos defendiendo para la enfermedad mental crónica, no es nuestro modo de trabajar". "Queremos mejorar una situación que ya es buena, por lo tanto no voy a consentir que se empañe la labor de la gente que está trabajando con una entrega absoluta y, por este motivo, voy a redoblar los esfuerzos para acabar con situaciones que no están todo lo bien que deberían", señaló la consejera.

En una semana, Bienestar Social ha hecho frente a la detención de una antigua gerente de una casa tutelada para enfermos mentales de L'Eliana acusada de maltratar a los residentes, el incendio de una residencia en el que murió una interna y el cierre de la vivienda de Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 2005