Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias quiere blindar el Ebro en el Estatuto para evitar trasvases

El presidente aragonés reclama el derecho a tener policía autonómica

En la primera sesión del debate sobre el estado de la comunidad, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, propuso ayer que en la reforma del Estatuto de Autonomía se incluya una fórmula jurídica para evitar nuevas "amenazas" como la "sufrida" con el proyecto del trasvase del Ebro. Se trataría de "blindar" el río, tal y como titulaba una nota resumen de la sesión difundida por el Gobierno de la comunidad.

Iglesias, que aseguró en el Parlamento autónomo que no tenía intención de interferir en los debates que desarrolla la ponencia que reforma el Estatuto, sí sugirió que se estudien "fórmulas jurídicas que garanticen el uso de nuestros recursos hídricos en el futuro, evitando amenazas como la que hemos sufrido recientemente con el Plan Hidrológico o el trasvase del Ebro". El presidente autonómico recogía así la propuesta de su socio de Gobierno, el Partido Aragonés (PAR), que la semana pasada propuso en el inicio de los trabajos de la ponencia que se "blindase" el Ebro para evitar su trasvase.

Iglesias también planteó durante la sesión de ayer la participación de la comunidad en la planificación hidrológica estatal y en sus órganos de gestión.

No sólo de las competencias sobre el río habló Iglesias, también se refirió a otras competencias que debería recoger el nuevo Estatuto, tales como la inclusión de los derechos sociales y la participación de Aragón en la designación de miembros de órganos consultivos o asesores en organismos estatales, como la Comisión del Mercado de Valores, la Comisión de la Energía o la del Mercado de Telecomunicaciones, y en organismos europeos.

Para Iglesias en la reforma también deberían ampliarse algunas competencias -como las políticas activas de empleo- y adquirirse otras, como la exclusividad en materia de protección civil, la posibilidad de tener policía autonómica o el derecho a convocar consultas populares.

Derechos históricos

El presidente aragonés recordó que su comunidad es, junto al País Vasco y Navarra, una de las tres autonomías que tienen reconocidos sus derechos históricos y la negociación bilateral con el Estado, pero esto, dijo, "no puede servir para vulnerar la Constitución ni para acceder a ningún privilegio". Y añadió: "Nuestro Estatuto ya deja la puerta abierta para que Aragón negocie de forma bilateral con el Estado asuntos en materia fiscal y financiera". Posteriormente precisó que es contrario a que los Estatutos "recojan de forma unilateral los sistemas de financiación, porque supondría el quebranto del principio de solidaridad entre los españoles". Iglesias señaló que con el nuevo texto no se persigue "refundar Aragón", sino de acometer una reforma que ya está en marcha, y que debe estar concluida antes de las elecciones de 2007.

En su intervención destacó el buen funcionamiento de la coalición PSOE-PAR, que lleva seis años de Gobierno consecutivo, y habló del reto de una comunidad, que con la meta de la Exposición Internacional de Zaragoza de 2008, verá aumentadas sus posibilidades de crecimiento. Por eso anunció que los Presupuestos para 2006 y 2007 tendrán un claro acento inversor. Hoy es el turno de la oposición, que criticó ayer como excesivamente optimista y falto de ideas el discurso del presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005