_
_
_
_
_

Martínez combatirá las zonas más ruidosas con nuevas restricciones

El Ayuntamiento de Sevilla sancionará a los 'vehículos discoteca'

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, anunció ayer que la Delegación Municipal de Urbanismo está diseñando una normativa sobre contaminación acústica. Con esta iniciativa se pretende declarar nuevas zonas saturadas por este tipo de perturbación. La intención es combatir las molestias que sufren los vecinos de algunas de las calles y plazas más concurridas por la movida juvenil a causa del ruido.

La Policía Local gaditana intensificará el control para detectar los llamados coches discoteca que proliferan especialmente los fines de semana. Los sábados y domingos, los agentes inmovilizan y retiran una media de entre cinco y 10 turismos que "por la intensidad y el volumen de sus equipos de música perturban con un ruido inadmisible a vecinos y peatones".

En la ciudad de Cádiz ya hay tres zonas acústicamente saturadas donde no se otorgarán más licencias para la apertura de bares o establecimientos nocturnos, y se limita el uso de las terrazas. Son la calle Muñoz Arenillas, plagada de pubs y discotecas de verano; la plaza de San Francisco y calles adyacentes Rosario y Tinte -que es donde se concentra la movida juvenil en otoño e invierno- y la calle Zorrilla, en la que se suceden los bares de tapas y restaurantes.

El Ayuntamiento de Cádiz tiene abierto otro expediente para imponer las mismas restricciones a calles perpendiculares y paralelas del paseo marítimo. "Es complejo controlar la contaminación acústica en la calle porque no hay normativa que lo regule, por lo que las administraciones locales deberíamos tener más competencias en esta materia", dijo Teófila Martínez.

En Sevilla, el Ayuntamiento también anunció el lunes una nueva norma punitiva por la que la Policía Local podrá imponer el pago de 750 a 3.000 euros de multa a los vehículos ruidosos, según informó ayer El Correo de Andalucía. El periódico sevillano indicó que cuando la Policía Local detecte un vehículo que incumpla la ley se tratará de identificar al infractor, pero destacó que, en todo caso, el responsable último siempre será el propietario del coche o de la motocicleta.

Este diario indicó que el Ayuntamiento no aplicará la nueva política sancionadora desde el primer momento. Así, El Correo destaca que el Consistorio hispalense tiene planeado penar durante los primeros meses con multas que ronden los 150 euros. El objetivo es ayudar a los ciudadanos a "concienciarse". Las multas empezarán a endurecerse a principios de 2006.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_