_
_
_
_
_

Los bomberos portugueses logran controlar la mayoría de los grandes incendios

Doce incendios de grandes proporciones permanecían ayer fuera de control en el centro y norte de Portugal, frente a los 34 declarados el lunes. Unos 2.250 bomberos, 600 militares y 24 aeronaves combatían las llamas en el terreno. La provincia de Coimbra, en el corazón del país, era la más castigada, como lleva ocurriendo desde hace varios días. Más de 50 personas de tres pequeños pueblos fueron evacuadas a lo largo de la tarde por los servicios de protección civil de Coimbra.

El fuego movilizaba, sólo en esta zona, a 329 bomberos, 89 vehículos y dos aviones, cuya utilidad era bastante limitada debido al humo acumulado en los últimos tres días. La situación de ayer era, sin embargo, mucho más tranquila que la vivida el sábado y el lunes, cuando las llamas, empujadas por un viento fuerte, entraron en la zona urbanizada de la ciudad quemando casi veinte casas. Aunque las temperaturas se mantuvieron bastante altas, por encima de los 30 grados, la disminución de la fuerza del viento hizo menos dramática la situación, que tenía "una tendencia general a mejorar", según el Gobierno Civil de Coimbra. Cuatro incendios seguían, sin embargo, preocupando a los bomberos en esta comarca.

Más información
Sólo cinco incendios continúan activos en Portugal

También en el resto del país la situación parecía más controlada. En la noche del lunes, 34 incendios escapaban al control de los bomberos. En la mañana de ayer los focos se habían reducido a 12. Santarém y Viseu, también en el centro del país, eran las otras dos provincias más castigadas. Tras la petición de ayuda internacional formulada el sábado, llegaron a Portugal siete aeronaves desde España, Italia, Alemania, Holanda y Francia.

La policía portuguesa ya ha detenido a siete personas sospechosas de prender fuegos, entre ellas dos menores de 14 años. Son ya 108 los apresados desde enero pasado. El Instituto Nacional de Emergencia Médica (INEM), en un comunicado, informó de que entre el sábado y el lunes, los tres días de incendios más dramáticos de este verano, asistió a 509 personas sofocadas y ayudó a evacuar a 1.349. Más de 134.000 hectáreas de bosque se han calcinado en Portugal este año y 16 personas han muerto a causa de los incendios, entre ellas, 11 bomberos.

Un hombre escapa del fuego que asedia su casa, cerca de Coimbra.
Un hombre escapa del fuego que asedia su casa, cerca de Coimbra.REUTERS
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_