Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN ALEMANIA

Carisma o cambio

Los sondeos de opinión sobre los candidatos de los dos grandes partidos alemanes ponen de manifiesto que, si se tratase de una elección presidencial como en Estados Unidos, el actual canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder (SPD), ganaría con claridad a la jefa de la oposición, la democristiana Angela Merkel (CDU/CSU).

Para desgracia para Schröder, en Alemania no se elige a un canciller, sino un partido, un programa de gobierno. Las meteduras de pata de Merkel, los ataques en forma de insultos al electorado del este de Alemania por parte de Edmund Stoiber, líder de su partido hermano la Unión Socialcristiana (CSU) y primer ministro de Baviera y el desamparo de la candidata en la propia CDU no parecen haber hecho mella en la intención de voto. La CDU/CSU se mantiene por encima del 40%, mientras que el SPD apenas llega al 30%. Una ventaja considerable de los democristianos, sobre todo si se tiene en cuenta que en las elecciones de hace tres años empataron a 38,5% de votos. El SPD sólo tuvo entonces una mayoría insignificante de 6.000 votos con un censo de 62 millones.

El SPD pone todas sus fichas en el carisma de Schröder, su simpatía y dominio de los medios de comunicación. Se atribuye a Schröder la frase "para gobernar me basta con el Bild Zeitung y la caja tonta". Fiel a esta máxima, Schröder nombró como portavoz para su segundo mandato a Bela Anda, un periodista de Bild, el periódico que cada día crea opinión entre unos 12 millones de lectores. La actual esposa de Schröder, la periodista Doris Köpf, también fue redactora del diario sensacionalista. La capacidad de seducción de Schröder en televisión es excepcional. De ahí el temor de Merkel a un cara a cara en el que lleva todas las de perder.

La CDU/CSU ha centrado su campaña en exponer los argumentos sobre la necesidad del cambio en Alemania. Las elecciones dilucidarán también la cuestión de qué pesa más a la hora de votar, si el dominio mediático o las críticas ante un balance de Gobierno negativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de agosto de 2005