Los parquímetros que bloquean las aceras en Poble Sec serán retirados

El Ayuntamiento tuvo que reubicar máquinas en la Barceloneta

El Ayuntamiento de Barcelona anunció ayer que retirará los parquímetros del área verde que ha colocado sobre aceras estrechas del barrio del Poble Sec y que dificultan el paso de los peatones e impiden el tránsito con silla de ruedas. Fuentes municipales indicaron que se buscará una ubicación alternativa a las máquinas, aunque no precisó cuál, a cuántos aparatos afectará el cambio, ni cuándo se realizará.

Aunque la segunda corona del área verde de aparcamiento no entrará en vigor hasta el próximo mes de octubre, el Ayuntamiento ya ha comenzado a pintar las plazas y a colocar parquímetros en los barrios de Barcelona que quedarán incluidos en el nuevo sistema de estacionamiento, como Poble Sec.

Con una trama urbana antigua, la colocación de parquímetros sobre las aceras de algunas calles del barrio complica la ya difícil movilidad de los vecinos. En vías como Font-rodona, con aceras de 60 centímetros de anchura, o Roser, donde apenas miden un metro, las máquinas llegan a bloquear el paso de carritos de la compra o de cochecitos de bebé, e impiden la circulación de vecinos en silla de ruedas, como anunció ayer este diario.

Ubicación sobre plano

Ante las quejas de los vecinos, el Ayuntamiento reconoció ayer el error y anunció que los parquímetros que molestan serán reubicados, aunque fuentes del consistorio no precisaron más detalles. Las mismas fuentes explicaron que el emplazamiento de las máquinas se decide sobre planos muy precisos, aunque en ocasiones la realidad del territorio no se refleja con exactitud en estos documentos.

De hecho, ya ha habido otras ocasiones en las que el Ayuntamiento ha tenido que resituar parquímetros del área verde. Ocurrió, por ejemplo, en el barrio de la Barceloneta, donde las máquinas del estacionamiento de pago no impedían el paso, pero en cambio se instalaron tan cerca de algunos balcones que hubo que alejarlos para evitar que algún ladrón los utilizara para entrar en las viviendas. El Ayuntamiento asegura que la reubicación de los parquímetros no tendrá ningún coste adicional para los ciudadanos, porque este tipo de ajustes está previsto en el contrato que firma la empresa instaladora. Los vecinos del Poble Sec valoraron ayer la rectificación del Ayuntamiento. Sin embargo, Miquel Carrillo, de la Unión de Asociaciones de Vecinos del barrio, criticó "la falta de planificación" del consistorio y recordó que, "aunque mejor en el asfalto que en las aceras" las agrupaciones vecinales desearían "que no hubiera parquímetros" porque se oponen al estacionamiento de pago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de agosto de 2005.

Lo más visto en...

Top 50