El Consell quiere hacerse cargo de las obras del Júcar-Vinalopó sin explicar cómo las financiará

La Generalitat tendrá que invertir 120 millones si el Gobierno le cede las competencias

El vicepresidente del Consell, Víctor Campos, anunció ayer, que el Consell pedirá oficialmente al Gobierno central asumir la ejecución de las obras del trasvase del Júcar-Vinalopó que todavía quedan pendientes. La inversión necesaria es superior a los 120 millones de euros. Campos, que aseguró que "la propuesta cuenta con suficientes argumentos legales", no especificó cómo piensa financiar las obras la Generalitat. El consejero delegado de Aguas del Júcar, José María Marugán, contestó que "lo que debe pagar el Consell es la modernización de regadíos".

La polémica en torno al trasvase Júcar-Vinalopó dio ayer un nuevo paso. Víctor Campos, vicepresidente del Consell, anunció que pedirá al Gobierno central la cesión de las competencias para la construcción de los últimos tramos del trasvase Júcar-Vinalopó. La petición se realizará en la Comisión Bilateral de Cooperación entre la Administración del Estado y la Generalitat. El Consell solicitó la convocatoria la semana pasada ante el Registro de la Delegación del Gobierno en Valencia.

El objetivo del Consell, según explicó Campos, es "impedir" que el actual trazado, que está pendiente de modificación, se paralice. La Generalitat persigue así evitar el cambio de toma de agua para el trasvase que el Ejecutivo central quiere realizar en el Azud de la Marquesa, cerca de la desembocadura del Júcar en Cullera, en vez de en Cortes de Pallás, en la parte alta del río.

El vicepresidente estuvo acompañado en la rueda de prensa por José María Olano, secretario autonómico de Política Institucional y responsable de los servicios jurídicos de la Generalitat. Olano explicó que esta petición "cuenta con suficientes argumentos legales" para ser atendida por el Ejecutivo central. Lo que ninguno de los dos políticos populares explicó fue cómo financiará la Generalitat las obras.

La inversión necesaria para la finalización de las obras de construcción del trasvase es de más de 120 millones de euros. Campos aseguró que el "Gobierno valenciano se hará cargo de este gasto" dentro de los Presupuestos Generales, aunque no explicó de qué partidas saldrá. Hay que recordar que la deuda de la Generalitat alcanza los 9.538 millones de euros, según el Banco de España, lo que supone el 11,5% del Producto Interior Bruto y sitúa a la valenciana en cabeza de las comunidades más endeudadas.

Este posible gasto para el erario autonómico, aceptado por el Consell, contrasta con las críticas que personas afines al Ejecutivo lanzaron al cambio de toma de agua. Antonio Fernández Valenzuela, presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, criticó la semana pasada que el cambio de toma de agua "supondría unas pérdidas para el erario público de 150 millones de euros". Según Campos, "se trata de dar tranquilidad a nuestros agricultores".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Preguntado por la posibilidad de que el presidente Francisco Camps no acuda a la conferencia de presidentes autonómicos, que se celebrará en septiembre, Campos aseguró que el presidente "sí acudirá, salvo que las circunstancias exijan lo contrario". Según, el vicepresidente, Camps, afrontará esta reunión "con lealtad, pero defendiendo con firmeza el mejor trasvase para los valencianos".

Respecto a la manifestación que los regantes de Alicante han convocado para el próximo 10 de septiembre, en contra de la modificación del trasvase, Campos, aseguró que miembros del Gobierno valenciano estarán presentes para "apoyar a los agricultores".

Críticas al Consell

El anuncio del vicepresidente Campos fue contestado ayer por el consejero delegado de Aguas del Júcar, José María Marugán, quien afirmó: "Lo que tiene que pagar el Consell son sus competencias, es decir, la modernización de regadíos del Júcar, que no está cumpliendo". Marugán explicó que la modernización de los sistemas de regadío de la cuenca del Júcar permitiría generar los sobrantes necesarios para el trasvase, competencia que asumió la Generalitat hace cuatro años y "todavía no ha cumplido". Por este motivo el dirigente de Aguas del Júcar aseguró que "lo que pone en peligro el Júcar-Vinalopó es la ruina del Consell y el no cumplimiento de lo acordado con los agricultores" y pidió a Campos que "se dejen de mentiras y fanfarronadas".

Las obras de modernización de la Acequia Real del Júcar abarcan a 45 sectores, de los cuales la Generalitat "sólo está ejecutando tres", por lo que los sobrantes, "a este ritmo sólo se conseguirán en décadas".

Por su parte, el secretario general del Bloc Nacionalista Valencià, Enric Morera, pidió al vicepresidente Campos "que explique de dónde sacará la Generalitat el dinero para pagar el trasvase". Morera instó al Consell "a que deje de utilizar el tema del agua de forma partidista" y que acepte "el pacto del agua al que han llegado las organizaciones agrarias".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS