_
_
_
_

Latinoamérica y el Caribe crecerán un 4,3% este año, según la Cepal

Las economías de América Latina y el Caribe crecerán este año un 4,3% de media y tendrán un comportamiento parecido (en torno al 4%) en 2006. Estas cifras se producirán tras cerrar 2004 con un avance del 6%, frente al 2% del año previo. De ese modo se completará un cuatrienio de expansión del producto interior bruto (PIB) y de mejoría de muchos indicadores, según sostiene el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

De cumplirse estos pronósticos, la región logrará un aumento del PIB por persona cercano al 10% entre 2003 y 2006, lo que rompe la tendencia de los años anteriores, cuando la Cepal habló de la "media década perdida" por el impacto de la crisis asiática. Aunque persisten severos problemas estructurales (pobreza, mala distribución de los ingresos y alto desempleo), el informe sostiene que "hay lugar para cierto optimismo" porque "la región está mejor preparada que en el pasado para enfrentar los retos".

El favorable escenario internacional, caracterizado por la expansión del producto y del comercio mundiales, buenos precios de las materias primas y bajos tipos de interés, ha sido fundamental para la mejora de la región. La Cepal pronostica que en 2005 los países de Suramérica crecerán el 4,7%; México y Centroamérica, el 3,6%, y el Caribe, un 4%. A la cabeza del crecimiento en 2005 estará Argentina (7,3%), que recupera posiciones tras la crisis de 2001-2002.

Las proyecciones para 2006 muestran un crecimiento del PIB promedio de la región en torno al 3,8%, encabezado por Chile (5,5%) y seguido por Argentina, Perú y México (4,5%). Los dos mayores países de la región tendrán un crecimiento inferior en 2005 y 2006: el PIB de México aumentará en torno al 3,5% y el de Brasil, entre el 3% y el 3,5%.

Saldo positivo

Respecto a 2004, la región tuvo por segundo año consecutivo un saldo positivo en la cuenta corriente, equivalente al 0,9% del PIB, y logró una recuperación en la inversión extranjera, que aumentó un 38,4% respecto de 2003, llegando a 44.000 millones de dólares (35.540 millones de euros). La deuda externa redujo cinco puntos porcentuales su peso sobre el PIB, hasta el 37,5%.

Aunque las exportaciones han sido el sector más dinámico, por la creciente demanda de materias primas de las economías asiáticas, la apreciación de las monedas locales, el retroceso del desempleo regional (del 10,7% al 10,0%) y una leve mejora salarial han estimulado la demanda interna.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_