Touriño promete que Galicia será un referente para la reforma territorial

El nuevo presidente de la Xunta defiende que "la identidad no ponga límites a la solidaridad"

El socialista Emilio Pérez Touriño tomó ayer posesión como presidente de la Xunta con el vaticinio de que Galicia se convertirá en un "referente en el debate de la ordenación territorial del Estado". En las discusiones sobre la reforma del sistema autonómico, el nuevo Gobierno de socialistas y nacionalistas defenderá una especie de tercera vía entre las demandas de las llamadas nacionalidades históricas y las comunidades que apelan en primer lugar al equilibrio territorial. "Siempre defenderé una vía en que la identidad no ponga límites a la solidaridad", prometió.

Más información
Un 'gaiteiro' contra 6.000

El cambio empezó por la estética. Emilio Pérez Touriño prescindió para su toma de posesión del multitudinario desfile de gaiteiros institucionalizado por Manuel Fraga. Pero, al margen de la ceremonia oficial que se celebró en el Parlamento de Galicia, el nuevo presidente también organizó un masivo y espectacular acto social en la plaza del Obradoiro, junto a la catedral compostelana. Entre música clásica, vídeos y poemas, Touriño se dirigió a unas 3.000 personas, en las que se contaban compañeros de partido, sus nuevos socios del Bloque Nacionalista Galego, representantes de casi todos los sectores de la sociedad y simples ciudadanos que se acercaron a saludar la nueva etapa política.

Las primeras palabras del presidente fueron para destacar la trascendencia histórica del momento y para subrayar el "hecho inédito" en 24 años de autonomía gallega de que las elecciones hayan deparado un Gobierno de coalición entre socialistas y nacionalistas. Touriño admitió que esta situación "llena de incertidumbre a muchos en Galicia". Y a éstos, a los que "no apoyaron el cambio", se dirigió para prometer una "política de integración" en la que "nadie se sienta extraño a la marcha general del país".

Tanto en el discurso pronunciado en la plaza del Obradoiro, a la que entró acompañado de su futuro vicepresidente, el nacionalista Anxo Quintana, como en sus palabras previas en el Parlamento, el presidente señaló cuáles son las fuentes de sus ideas políticas. Y se proclamó heredero de los republicanos y federalistas, del "galleguismo cívico", de los ilustrados, los poetas, los constructores de catedrales y del "espíritu combativo y refinado de nuestros mejores escritores".

Emilio Pérez Touriño explicó que a las dos fuerzas políticas que integrarán el Gobierno les une el interés por una Galicia "más fuerte en el sentido económico, social y también en el identitario". Y de inmediato precisó: "No comprendo la existencia de Galicia al margen de España y de Europa, pero tampoco entiendo a los que piensan que la fortaleza de España o de Europa pasa por renunciar o menguar el desarrollo de nuestra identidad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Reforma del Estatuto

El nuevo jefe del Gobierno gallego está convencido de que la reforma del Estatuto de Autonomía puede convertir a su comunidad en un referente debido a su especial posición dentro de España. Galicia, dijo Touriño, comparte con Euskadi y Cataluña las "dimensiones identitarias", pero también con Andalucía y otras comunidades "la necesidad de solidaridad territorial". "Por eso", proclamó, "defenderé siempre una vía en la que la identidad no ponga límites a la solidaridad".

El Gobierno central estuvo representado por el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, a quien acompañó su colega de Agricultura y Pesca, la gallega Elena Espinosa. Acudieron además los presidentes socialistas de Cataluña, Pasqual Maragall; Aragón, Marcelino Iglesias, y Asturias, Vicente Álvarez Areces, así como el secretario de organización del PSOE, José Blanco, también gallego.

Touriño visitó por la tarde la residencia oficial del jefe del Ejecutivo gallego. Mañana, los consejeros tomarán posesión de sus cargos.

Emilio Pérez Touriño, tras la toma de posesión en Santiago.
Emilio Pérez Touriño, tras la toma de posesión en Santiago.ÓSCAR PARÍS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS