Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA ETAPA POLÍTICA EN GALICIA

Touriño incluye cinco independientes entre los consejeros de su Gobierno

Dos mujeres sin experiencia política se encargarán de las obras públicas y de la vivienda

Santiago de Compostela

Con la paridad llegó la independencia. El presidente electo de la Xunta de Galicia, el socialista Emilio Pérez Touriño, dio a conocer ayer la composición de su Gobierno de coalición, en el que hombres y mujeres se reparten equitativamente las 12 carteras. De las seis consejeras del nuevo Gabinete, cuatro de ellas no son militantes de ninguno de los dos partidos coligados, PSdeG y Bloque Nacionalista Galego, y no tienen experiencia política anterior. La cartera de Economía también será para un independiente próximo a los socialistas de Galicia.

Touriño cerró la composición de su Gobierno durante la mañana de ayer, después de algunas dudas de última hora sobre el departamento de Pesca, que iba a ser para la eurodiputada socialista Rosa Miguélez, pero que a última hora recayó en la parlamentaria gallega y miembro de la Ejecutiva federal del PSOE Carmen Gallego. Tras completar la lista de los ocho consejeros socialistas, Touriño recibió de su futuro vicepresidente, el líder nacionalista Anxo Quintana, la propuesta para los cuatro departamentos que corresponden al BNG.

En el cupo socialista figuran cuatro independientes, tres de ellos mujeres. Una de las grandes apuestas de Touriño ha sido la elección para el departamento de Política Territorial y Obras Públicas, con un marcado carácter político durante los 15 años del PP, a una profesora universitaria sin experiencia en la gestión pública. María José Caride, de 39 años, trabajaba en el departamento de Economía Aplicada en la Universidad de Vigo.

Otra persona muy próxima al presidente y que no tiene carné del PSOE es el que será consejero de Economía, Xosé Ramón Fernández. Touriño le conoce desde que ambos eran estudiantes y militaban en el PCE, y en 1983 ya le acompañó durante su etapa como alto cargo del Ministerio de Transportes. Tampoco son militantes socialistas, aunque sí próximas al partido, las nuevas consejeras de Sanidad, María José Rubio, una inspectora médico que fue subdirectora general de la Xunta, y de Educación, la catedrática de Genética Animal Laura Sánchez Piñón.

En el cupo de los cuatro consejeros nacionalistas, Quintana también propuso a Touriño a una mujer que no pertenece a la disciplina del BNG para dirigir el departamento de Vivienda. Se trata de Teresa Táboas, decana del Colegio de Arquitectos de Galicia, la gran sorpresa de última hora. Los otros tres consejeros nacionalistas tienen más peso político. Ánxela Bugallo, una figura emergente en el BNG desde que Quintana asumió el liderazgo, se encargará de Cultura. Los dos hombres, Alfredo Suárez Canal, que asumirá Desarrollo Rural, y Fernando Blanco, que se encargará de Industria, son dos dirigentes muy conocidos y encuadrados en el sector histórico y mayoritario del BNG, la Unión do Povo Galego (UPG).

En la cuota socialista también son los hombres los que ofrecen un perfil más político: José Luis Méndez Romeu, ex secretario de Estado de Organización Territorial y muy respaldado por la dirección del PSOE, se encargará de Presidencia; el secretario de Organización del PSdeG, Ricardo Varela, asumirá Industria, y el responsable del partido en Ourense, Manuel Pachi Vázquez, dirigirá Medio Ambiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 2005