Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps recurre de nuevo a la protesta contra la política hídrica del Gobierno

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, mantiene su apuesta por la movilización popular para hacer valer su política del agua frente a lo que considera una injerencia del Gobierno central, que lidera el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Camps se trasladó en la mañana de ayer al corazón del Vinalopó (la localidad de Monòver) y, arropado por regantes, dirigentes empresariales y militantes y cargos del PP, anunció una "gran movilización" en Alicante para el próximo mes de septiembre en defensa del trasvase Júcar-Vinalopó. A juicio de Camps, "ERC y PSOE están rompiendo el proyecto de solidaridad de agua en la Comunidad".

El jefe del Consell responsabilizó al Ejecutivo central y a Esquerra Republicana de Catalunya de la "tensión generada en los últimos meses entre comunidades y colectivos en materia de agua". "Los pactos entre ERC y el PSOE están rompiendo el proyecto de solidaridad de agua en la Comunidad porque ese grupo independentista que no cree en España está influyendo en las decisiones del Gobierno español", dijo.

El titular del Consell dice que el PSOE es el único adversario de los valencianos

No obstante, Camps recordó que la Comunidad Valenciana "no se puede cambiar por votos, ni por unos presupuestos" e indicó que el Ejecutivo central "no va a poder romper la unión y solidaridad entre sus pueblos".

El acto contó también con la presencia de los consejeros de Infraestructuras, Agricultura, Turismo y Relaciones Institucionales, José Ramón García Antón, Juan Cotino, Milagrosa Martínez y Esteban González Pons, respectivamente, así como con numerosos alcaldes y ediles tanto de Alicante como de Valencia. Además del presidente de la Generalitat, en la reunión intervinieron el presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, el de la patronal de esta provincia, Joaquín Rocamora, el de Jóvenes Agricultores-Asaja, Eladio Aniorte, el alcalde de Monòver, Salvador Poveda, y el presidente de la Junta Central de Regantes del Vinalopó, Andrés Martínez.

Para Camps, "los únicos adversarios de la Comunidad Valenciana son los dirigentes del PSOE. No son ni los aragoneses, ni los catalanes ni los castellano-manchegos, sino los socialistas los que están rompiendo el pacto sobre el agua, un pacto sagrado". El presidente del Consell calificó de "enemigo de la Comunidad Valenciana a todo el que se alíe en materia de agua con los socialistas", pues este partido, dijo, "no quiere nuestra prosperidad ni nuestro crecimiento". En esta línea, reclamó a los representantes del PSPV que "sean antes valencianos y alicantinos que socialistas".

Camps aseveró que el agua es "una cuestión prioritaria" para el Ejecutivo autonómico que preside, al tiempo que se mostró convencido de que "habrá siempre trasvase del Tajo al Segura, habrá trasvase del Ebro y habrá trasvase del Júcar al Vinalopó".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 2005